Consumir marihuana en alimentos aumenta riesgos de intoxicación

Ciudad de México.- La modalidad de comer galletas, brownies, pasteles y chocolates con marihuana es una posibilidad para los consumidores de no dar explicaciones a las autoridades y portar libremente esta sustancia que sigue siendo ilegal para el uso recreativo.

Sin embargo, según especialistas, consumir la marihuana de manera ingerida (y no fumada o  inhalada), aumenta los riesgos de intoxicación y efectos sicológicos que pueden derivar en ansiedad y hasta el suicidio, bajo el disfraz de un delicioso postre.

Cada bocado, explican Víctor Manuel Guiza, asesor y especialista del Consejo Nacional Contra las Adicciones (Conadic), y el doctor Rafael Camacho Solís, experto en adiciones, contiene cannabidol, que puede ocasionar un efecto sicotrópico que tarda 45 minutos en hacer efecto y se prolonga hasta cuatro horas tiempo en el que se hace la digestión.

Es un efecto tardío y de mayor duración el comer (mariguana) que inhalarla. Los niveles de ansiedad varían en cada persona, pero son comunes al ser prolongado el efecto”, declaró Guiza.

El doctor Guiza abundó en que esta sustancia llega más rápido al torrente sanguíneo vía comida que inhalada.

Por su parte, el comisionado al fomento sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Jorge Romero, alertó que la preparación de alimentos a base de mariguana, es ilegal, además de equipararla al mismo riesgo que sucede con el alcohol casero para la salud.

Que lo hagan de manera casera representa un riesgo, es como pretender realizar una bebida alcohólica de manera casera”, dijo.

La mariguana ingerida llega a causar efectos mentales que pueden ocasionar la muerte.

Durante su administración al frente del Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones en la Ciudad de México (IAPA), el doctor Rafael Camacho Solís conoció el caso de un joven que falleció por los efectos de consumir una galleta elaborada con cannabis.

El joven había consumido con otra chica una galleta y al no sentir que disminuían los efectos sicotrópicos  entró en una desesperación y se suicidó.

 Un chico que compró una galleta con mariguana, al no sentir el efecto comió más galleta, se intoxicó y entró en fase de manía. El joven se aventó de un puente”, recordó en el Instituto Nacional de Psiquiatría.

 REPOSTERA CANNÁBICA

 Eriss sabe que un pastelillo de mariguana produce un efecto de mayor duración que el ser innahalada o fumada, además de no causarle mayor riesgo al portarlo en la calle, llevarlo a conciertos o con sus familiares.

Por ello, adquirir comida a base de cannabidol es una forma en que los consumidores ocultan ante la mirada su adicción.

 La joven chef de 28 años puede cocinar 8 pastelillos con 50 gramos de mariguana, los cuales vende en 50 pesos cada uno con sus amigos o conocidos.

 La inversión inicial depende del tipo de mariguana, pero en general no pasa de 100 pesos, considera que esta modalidad de consumo es un buen negocio y da mayor satisfacción.

 Sería muy difícil que alguien se diera cuenta realmente que estás portando algo con mariguana”, asegura.

La preparación es la misma que podría hacer cualquier persona que un pastelillo. La diferencia es la base grasa para que se adhiera el THC, que consiste en la preparación de la mantequilla o el aceite hirviendo con la planta.

 El aceite va ser mi materia grasa, puede ser aceite o mantequilla, y la mariguana que es lo importante aquí. Para empezar lo que necesitamos siempre es un agente graso, cualquier receta que se vaya hacer con mariguana necesita un agente graso, porque la mariguana sólo se adhiere de esa manera”, explicó.

 Los postres pueden ser pedidos de diferentes sabores: de zanahoria, fresa, y los preferidos de chocolate, debido a que la droga se adhiere más al ser un ingrediente graso.

 Además de producir postres cannábicos para el uso lúdico, Eriss surte a algunos de sus amigos que padecen migraña, diabetes, y algunos clientes que tienen Parkinson.

 Tengo amigos que sufren de migrañas y la consumen tanto fumada o ingerida en alimentos, y les ayuda a aligerar esos dolores de migraña, incluso se los suspende, si dejan de consumir por mucho tiempo la mariguana, vuelven a tener esas migrañas”,dijo.

DECOMISOS

Aunque las autoridades sanitarias rechazan decomisos de estos productos alimenticios, la modalidad de enganchar a jóvenes al consumo de mariguana con comida ha sido documentada afuera de las escuelas de la Ciudad de México.

 La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJDF) ha ubicado afuera de escuelas a personas que venden pizzas, brownies, hot cakes y muffins para enganchar a los jóvenes, debido a que no aparentan a simple vista su contenido.

 La autoridad ubica que el consumo de mariguana entre los menores se populariza también por la oferta de recetas y pedidos en redes sociales.

El año pasado fue detenida una mujer en pleno centro de la ciudad de Querétaro mientras vendía pastelillos de mariguana.

Fuente: Excélsior

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad