Proyecto Paz, niños para cambiar el mundo

Esta organización sin fines de lucro busca crear conciencia entre los niños de secundarias y preparatorias para que aprendan a resolver conflictos comunicándose con buenos modos y a respetar a sus compañeros dentro y fuera de las aulas.

Después de 20 años de amistad, dos emprendedoras que han dedicado gran parte de su vida a la educación decidieron crear una asociación sin fines de lucro. Su experiencia como profesoras las inspiró para buscar una solución a la violencia dentro de las escuelas, con la esperanza de que se replicara en la sociedad.

Fue así que en 2012 comenzaron con un programa piloto en uno de los colegios en los que estudiaron y trabajaron, al ver el éxito decidieron crecer el proyecto, que se constituyó formalmente en 2013: Proyecto Paz.

Fundadoras de “Proyecto Paz”, Ana Paula Hernández y Victoria Ocejo.

Para ello buscaron apoyo gubernamental a través de una convocatoria del Centro Nacional de Prevención del Delitoy Participación Ciudadana. Fueron uno de los proyectos ganadores y comenzaron en seis secundarias públicas. Ahora ya trabajan además en Michoacán.

Diálogo y participación

La metodología del proyecto se basa en diálogos entre los alumnos y sus maestros, en una primera etapa con la ayuda de uno de los representantes de la organización. Después, los niños toman las riendas de cada reunión, en la que hablan de sus inquietudes y cómo pueden ayudar a la sociedad, entre otros temas.

Para ello se sientan en círculos en los que la participación de cada uno de ellos es igual de importante y se trabaja con respeto por los demás, generando un sentimiento de pertenencia.

Según Ana Paula Hernández, fundadora de la agrupación, esta organización responde a una necesidad y problema real: la violencia escolar. Pretenden que los niños se conviertan en mexicanos comprometidos con el bienestar de su comunidad, en adultos más responsables de su entorno y capaces de resolver conflictos.

Además, aprenden a comunicarse con reglas como mirarse a los ojos, a no hablar de quien no está presente y a sólo discutir temas o problemas que les constan.

El proyecto se ha ampliado a más escuelas públicas y privadas, con espacios de diálogo y participación. Trabaja en 12 escuelas del Estado de México, además de planteles en Michoacán, Chiapas y Tamaulipas. Han colaborado con 5,000 alumnos y maestros.

El proyecto continúa ampliándose.

También, sus fundadoras desarrollaron el diplomado en Educación para la Paz y Derechos Humanos que se imparte año con año en la Universidad Iberoamericana.

Fuente: México.mx

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad