Se publica nuevo estudio que te dice cómo educar a tu perro


Madrid, España.- Los perros son capaces de entender la comunicación humana, así lo dicen las investigaciones de la últimas dos décadas, sin embargo, para amaestrar a tu mascota tendrás que hablarle con un tono de voz más agudo, confirmó un nuevo estudio publicado en la revista  Proceedings of the Royal Society B.

La investigación ya ha aportado una buena cantidad de pruebas de que la forma en que nos comunicamos con los perros es diferente de como lo hacemos con los seres humanos. Cuando hablamos a los perros utilizamos lo que se denomina el “lenguaje dirigido a los perros”. Esto quiere decir que cambiamos la estructura de las frases, acortándolas y simplificándolas. También solemos hablar en un tono de voz más agudo. Lo mismo hacemos cuando no estamos seguros de que nos estén entendiendo o cuando nos dirigimos a niños muy pequeños, informó El País.

Un nuevo estudio ha descubierto que, cuando hablamos a un cachorro, empleamos un tono más agudo aún, y que esta táctica, efectivamente, ayuda a los animales a prestar más atención. El estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, mostró que cuando se habla a los cachorros usando el lenguaje dirigido a los perros, estos reaccionan y atienden mejor al instructor humano que cuando se usa el lenguaje normal.

Para comprobarlo, los investigadores utilizaron los llamados experimentos en play back. Grabaron a personas diciendo la frase “¡Hola! ¡Hola, bonito! ¿Quién es un buen chico? ¡Ven aquí! ¡Muy bien! ¡Buen chico! ¡Eso es! ¡Ven aquí, cariño! ¡Buen chico!” varias veces. Cada vez se pedía a la persona que hablaba que mirase fotos de cachorros, de perros adultos o de perros viejos, o que no mirase ninguna foto. El análisis de las grabaciones demostró que los voluntarios cambiaban la forma en que hablaban a los perros de diferentes edades.

Luego, los investigadores reprodujeron las grabaciones a varios cachorros y perros adultos y registraron su comportamiento de respuesta. Vieron que los cachorros reaccionaban más intensamente a las grabaciones hechas mientras los hablantes miraban imágenes de perros (al lenguaje dirigido a los perros).

El estudio no comprobó el mismo efecto cuando se trataba de perros adultos. Pero otros estudios que han registrado las reacciones de los canes a la voz humana en interacciones cara a cara, incluido el realizado en mi propia investigación, indican que el lenguaje dirigido a los perros puede ser útil para comunicarse con estos animales, sea cual sea su edad.

 

perros

Seguir un dedo que apunta

También se ha demostrado que podemos comunicarnos con estos animales a través de gestos. Desde que son cachorros, los perros reaccionan a los gestos humanos, como el de apuntar, de una manera que otras especies no pueden. La prueba es muy sencilla. Ponga delante de su perro dos tazas idénticas cubriendo pequeñas porciones de comida, y asegúrese de que el animal no puede ver el alimento y no tiene ninguna clase de información sobre el contenido de las tazas. Entonces apunte con el dedo a uno de los dos recipientes mientras establece contacto visual con su perro. Este seguirá su gesto hasta la taza hacia la que usted apunta y la examinará con la esperanza de encontrar algo debajo de ella.

La causa es que el perro entiende que su acción es un intento de comunicarse. Se trata de algo fascinante porque parece que ni siquiera los chimpancés, que son nuestros parientes vivos más próximos, entienden el intento de comunicación de los humanos en esa situación. Ni tampoco los lobos –los parientes vivos más próximos a los perros–, aunque se hayan criado igual que estos últimos en un entorno humano.

Esto ha llevado a pensar que, en realidad, las habilidades y el comportamiento de los perros en este terreno son adaptaciones al medio humano. Es decir, que vivir en estrecho contacto con los seres humanos durante más de 30.000 años ha hecho que los perros desarrollen unas aptitudes comunicativas iguales en la práctica a las de los niños.

Sin embargo, existen diferencias significativas entre la manera en que los perros entienden nuestra comunicación y cómo la entienden los niños. Según la teoría, a diferencia de los niños, los perros entienden el gesto de apuntar como una especie de orden suave que les indica a dónde dirigirse, más que como una forma de transmitir información. En cambio, cuando el gesto se le hace a un niño, este piensa que le estamos informando de algo.

Esta capacidad de los perros para reconocer las “directrices espaciales” podría ser la adaptación perfecta a la vida con los humanos. Por ejemplo, durante miles de años se ha usado a estos animales como una especie de “herramienta social” para ayudar en el pastoreo y la caza. En esas ocasiones había que guiarlos a lo largo de grandes distancias mediante instrucciones gestuales. Las últimas investigaciones confirman la idea de que los perros no solo han desarrollado la capacidad de reconocer los gestos, sino también una sensibilidad especial para la voz humana que les ayuda a distinguir cuándo tienen que responder a lo que se les dice.

Noticias relacionadas

Accesibilidad