Agente inmobiliario salta de acantilado para ganarse la confianza de clientes

Un agente inmobiliario saltó en traje y corbata desde un acantilado en Nueva Zelanda. Quería convencer a dos de sus clientes —dueños de una casa de lujo valorada en 1.5 millones de dólares— de que haría lo que fuera para vender la propiedad.

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad