Foto: EFE

Crean músculos artificiales; facilitarían rescates y movilidad de discapacitados

Tokio.- Inspirados por la anatomía humana, un grupo de investigadores nipones creó ‘músculos artificiales’ más versátiles y potentes que los motores convencionales con los que aspiran a revolucionar la asistencia para discapacitados, publica El Informador.
Estos músculos robóticos —que se desarrollan en un laboratorio del Instituto Tecnológico de Tokio, donde el profesor Koichi Suzumori y su equipo de jóvenes científicos trabajan desde hace tres años en perfeccionar el proyecto— facilitarían actividades de gran exigencia física, como las operaciones de rescate o la carga de mercancías, así como la movilidad de personas discapacitadas.
Entre cables, ordenadores, herramientas y aparatos difíciles de identificar destaca un esqueleto humano. Los huesos de una de sus piernas están cubiertos de lo que parecen manojos de cuerdas blancas, conectados a su vez a tubos transparentes. Se trata de “músculos de fibra artificial”, compuestos por tubos de caucho y poliéster entrelazados que se expanden o contraen al aplicarles aire a alta presión, “exactamente igual que sucede con los músculos humanos cuando reciben estímulos nerviosos”, explica Suzumori, quien también ha trabajado para Toshiba.
Los robots más avanzados de la actualidad cuentan con cinco o seis motores para mover cada extremidad inferior, mientras que una pierna humana está provista de más de 50 músculos “sólo para mover la rodilla, lo que le permiten gran flexibilidad y destreza”, destaca Suzumori. 
“Nuestro principal objetivo científico es alcanzar una movilidad similar”, afirma el investigador, cuyo proyecto está financiado íntegramente por su centro académico.
Entre sus potenciales aplicaciones prácticas, se encuentra la producción de “exoesqueletos” o “exotrajes” mecánicos que facilitarían actividades como las operaciones de rescate, la carga de mercancías y la movilidad de personas discapacitadas. 
“Sería posible crear ‘trajes de músculos’ a medida, mucho más ligeros y cómodos que los exoesqueletos robóticos ya existentes”, afirma el investigador, quien ve posible empezar a producir en serie estos “músculos artificiales” a partir del próximo año.
El proyecto aún se enfrenta a importantes desafíos técnicos, como la lentitud de movimientos de estos dispositivos o el tamaño y peso de la bomba de aire a presión necesaria para “alimentar” los músculos, que perjudican su portabilidad.
Para finales de año, Suzumori y su equipo pretenden tener montados en el esqueleto de su laboratorio 50 músculos capaces de reproducir los mismos movimientos que una pierna humana, una cifra que en 2015 elevarán a casi 700, el mismo número que hay en todo el cuerpo.

Novedad clave

Este principio de funcionamiento neumático es “una vieja idea” que ya se aplica en dispositivos de gran tamaño usados en maquinaria industrial, pero Koichi Suzumori señala que la “novedad clave” de su proyecto es el desarrollo de microfibras sintéticas “muy finas, flexibles y ligeras”. 
Cada filamento tiene un diámetro de 1.8 milímetros y es capaz de generar una fuerza de 600 gramos, por lo que un haz de un centenar de filamentos —el equivalente a uno de sus “músculos artificiales”— es capaz de levantar hasta 60 kilogramos de peso. 
El reducido tamaño y la versatilidad de estos dispositivos abren un elenco de posibilidades “ilimitadas”, según el científico, quien por el momento ha comenzado a instalarlos en varias articulaciones del esqueleto para probar sus resultados.

 

Fuente: El Informador

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad