Dalai Lama mantiene pláticas informales para ir a Tíbet

Dharamsala, India.- El Dalai Lama ha afirmado hoy que está manteniendo conversaciones informales con China para llevar a cabo un peregrinaje histórico a Tíbet, tras más de medio siglo en el exilio. El líder tibetano también ha hablado de su optimismo respecto al nuevo Gobierno de China y de su esperanza sobre un pacífico final de las protestas en Hong Kong, en una entrevista a la AFP, en Dharamshala, la ciudad del norte de India donde reside.

El portal de Milenio.com señala que el Dalai Lama también ha criticado a Pekín por el trato que reserva a los disidentes, entre ellos, el poeta uigur Ilham Tohti, recientemente condenado a perpetuidad. El líder espiritual de 79 años vive en el exilio desde una revuelta fallida en Tíbet en 1959.

El Dalai Lama ha asegurado «haber dejado claro» su deseo de emprender el peregrinaje a un monte sagrado de su país natal a unos contactos en China, incluidos ex miembros del Partido Comunista. «Aún no está cerrado, todavía no, pero la idea está allí», ha declarado.»No ha sido formal o serio, pero sí informal… he expresado ese deseo, y algunos de mis amigos también han mostrado su sincero interés o preocupación», ha añadido. «En los últimos tiempos, algunos funcionarios chinos, por ejemplo, el vicesecretario del partido comunista en la región autónoma de Tíbet, también han mencionado la posibilidad de mi visita con un peregrinaje a ese lugar sagrado».

El Dalai Lama lleva tiempo expresando su deseo de visitar el monte Wutai Shan, que los tibetanos consideran sagrado. Sus comentarios de hoy llegan en medio de especulaciones sobre una rebaja de las tensiones con China, que en el pasado ha acusado al líder espiritual de ser un «separatista» y de buscar la secesión. El monje exiliado, que se retiró de la política en 2011, pero al que muchos tibetanos siguen considerando como su líder, ha declarado que quiere una mayor autonomía para las provincias tibetanas.

El mes pasado, se publicó una entrada de un blog anónimo en una página web china que describía el regreso del Dalai Lama en términos positivos, antes de ser borrada. Algunos expertos vieron una indicación de que China podría estar suavizando el tono — una opinión compartida por el Dalai Lama.

«Optimismo» sobre Xi

El Dalai Lama ha valorado hoy positivamente los comentarios del presidente chino Xi Jinping sobre la importancia del budismo en la sociedad china y ha dicho ser «optimista» sobre el líder actual en Pekín. «Esto es algo muy nuevo, un Partido Comunista diciendo algo sobre espiritualidad», ha dicho el líder exiliado, que, hace poco, describió a Xi como «más abierto de mente» que sus predecesores.El Dalai Lama, que disfrutó de una estrecha relación con el padre de Xi, antes de huir de Tíbet, también ha alabado al líder chino por su mano dura frente a la corrupción de los funcionarios.

«Esas cosas muestran que él (Xi) está tratando esos problemas de una forma más realista», ha asegurado el Dalai Lama. «Así que veremos. Soy optimista, pero aún es demasiado pronto para juzgar». Ha criticado la forma en que China trata a sus disidentes y ha dicho esperar que los enfrentamientos entre las autoridades y los manifestantes en el territorio chino de Hong Kong se «resuelvan de forma pacífica, con un beneficio mutuo». «Se han detenido a disidentes –algunos intelectuales– como el caso reciente del escritor uigur», ha dicho. «Estos no están contra el Gobierno, ni contra la gente. Así que creo que (…) a la larga, no son necesariamente dañinos».

Controversia con Sudáfrica

La cumbre que debía reunir a varios premios Nobel de la Paz la próxima semana en Sudáfrica ha sido anulada porque las autoridades rechazaron conceder un visado al Dalai Lama. Los premios Nobel y las instituciones invitadas han decidido renunciar a participar en la reunión en señal de protesta contra esta decisión. En una ceremonia celebrada hoy en Dharamsala, el líder tibetano ha declarado que las autoridades sudafricanas han «abusado de una persona sencilla».

En 2011, el Dalai Lama delegó sus responsabilidades políticas en un primer ministro elegido por los tibetanos en el exilio, en un intento de comenzar a planear su sucesión. Sigue siendo, sin embargo, el mayor punto de convergencia para los tibetanos del mundo entero, así como la cara visible del movimiento. El mes pasado declaró al diario alemán Welt am Sonntag que los médicos habían pronosticado que viviría hasta los cien años. «En mis sueños, moriré a los 113 años», añadió.

Su edad ha suscitado dudas sobre la sucesión del Dalai Lama, que ya ha anunciado que no se reencarnará en China si el Tíbet no es libre. Hoy estaba de buen humor, riendo a lo largo de la entrevista y asegurando que «estaba casi bien», aunque se sentía un poco más cansado por la edad. «He pasado 55 años (en el) extranjero. Me siento muy feliz y, sobre todo, creo que, de alguna forma, he aportado algo en el plano individual, familiar o social, una suerte de paz interior».

Fuente: Milenio

Comenta

Noticias relacionadas

YouTube suspende indefinidamente a Trump

miércoles 27 de enero de 2021

Accesibilidad