Detienen al líder histórico de ETA

Francia. – La Guardia Civil nunca dejó de buscar a José Antonio Urruticoechea, alias Josu Ternera, ex jefe político de la banda terrorista ETA.

Él siempre fue cauteloso. De hecho, algunos expertos sostienen que, como terrorista veterano, se había provisto de una red de contactos personal al margen de la organización para poder seguir viviendo en su sistema paralelo de seguridad. En cualquier caso, en los últimos años, y después de estar a punto de ser detenido en tres ocasiones, todavía se había vuelto más precavido. No mantenía contacto directo ni con sus familiares ni con su esposa. Pero sí les hacía llegar mensajes de forma indirecta.

Ha sido en el seguimiento de uno de esos contactos indirectos, uno de los que le ayudó a huir de una encerrona hace unos años en los Alpes, el que ha sido la clave para su detención esta mañana. Aunque todo haya partido de una pista vaga. Alguna de las personas controladas de su entorno comentó a otra de las personas controladas que alguien iba a ir a un hospital.

En realidad, según las fuentes consultadas, cuando los agentes desplegaron el operativo no sabían exactamente ni a quién iban a encontrarse ni en qué hospital. Ha sido esta mañana cuando han podido confirmar que se trataba, efectivamente, de Josu Ternera, en paradero desconocido desde 2002. Según algunas fuentes consultadas, se hacía pasar por venezolano. Cuando se ha producido el arresto iba acompañado de otro hombre, cuya identidad no ha trascendido y que está prestando declaración ante las autoridades policiales.

La detención, en una operación conjunta de la Guardia Civil y la Dirección General de Seguridad Interior francesa (DGSI) denominada Infancia Robada en relación a los niños que fallecieron en el atentado de Vic por el que se le persigue judicialmente, se ha llevado a cabo poco después de las 07.00 horas. En los últimos meses las visitas del histórico dirigente de ETA al centro hospitalario han sido constantes. El terrorista residía cerca de la localidad de Sant Gervais les Bains, en una zona muy concurrida para la práctica de deportes de invierno. La localidad se encuentra a escasa distancia de las fronteras entre Francia, Suiza e Italia, según recuerda una nota del Ministerio del Interior.

Ternera ha sido, de momento, ingresado en un hospital. Se enfrenta a una pena de ocho años de cárcel por la condena que recibió en 2017 por su papel como miembro del aparato político de la banda terrorista ETA, según han informado fuentes diplomáticas. La Fiscalía Audiencia Nacional española podría revisar si tiene elementos acusatorios en su contra para abrir una causa y solicitar eventualmente una entrega temporal a las autoridades francesas, añadieron fuentes judiciales.

Entre sus cuentas a saldar con la Justicia en España están el atentado del 11 de diciembre de 1987 de la casa cuartel de Zaragoza en el que murieron 11 personas -seis menores- y su procesamiento por crímenes de lesa humanidad. En 2002, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió que fuera imputado por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, cuando ETA estaba dirigida «de forma absoluta» por él. Entonces, avanzaba ya en las estructuras políticas de ETA. Desde ellas, logró un escaño en el Parlamento vasco.

Vinculado con todos los intentos de negociación desarrollados por la banda terrorista, fue el protagonista del comunicado de mayo del pasado año en el que ETA anunció su disolución. Son incontables las ocasiones en las que Ternera logró huir antes de ser detenido a principios de 1989. Y muy curiosas las circunstancias en las que ha logrado escapar -tres veces entre 2011 y 2013- después de que el Tribunal Supremo anunciara que había bases para procesarle por haber ordenado el atentado contra el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en el que murieron 11 personas.

Con información de El Mundo

Noticias relacionadas

Murió Niki Lauda: leyenda de la F1

lunes 20 de mayo de 2019

Accesibilidad