Foto: Twitter / @MNPDNashville

EEUU: atacante de escuela en Nashville compró siete armas

MUNDO.- La persona trans que mató a tres niños y tres adultos en una escuela en Nashville compró y ocultó varias armas de fuego en su casa aunque era tratada por problemas psiquiátricos, dijo el martes la policía de esa ciudad del sureste de Estados Unidos.

Dos niñas de nueve años, un niño de nueve años, dos maestros y un conserje de la escuela murieron en el tiroteo del lunes, que reavivó el amargo debate público sobre el derecho a poseer armas en Estados Unidos.

El jefe de policía de Nashville, John Drake, dijo en rueda de prensa que Audrey Hale, de 28 años, había estado recibiendo tratamiento por un «trastorno emocional» y que sus padres, en cuya casa vivía, creían que había comprado y luego revendido una única arma de fuego.

Pero Hale llevaba dos rifles de asalto y una pistola cuando ingresó a la Escuela Covenant, un centro educativo de la Iglesia Presbiteriana Covenant de unos 200 alumnos al que había asistido en su infancia.

Hale, a quien la policía describió como una mujer que se identificaba con pronombres masculinos en las redes sociales, había preparado mapas detallados de la escuela y también dejó un manifiesto escrito que sugería que planeaba ataques en otros lugares.
«Audrey Hale compró legalmente siete armas de fuego en cinco armerías locales diferentes», dijo Drake. «Tres de esas armas fueron usadas en esta horrible tragedia».

«Estaba bajo atención médica por un trastorno emocional», agregó. «Sus padres sentían que no debería poseer armas. Tenían la impresión de que había vendido la única arma que poseía», pero «resultó que había estado escondiendo varias armas en la casa».

Drake precisó que los niños y los adultos muertos no fueron atacados individualmente y que aún se desconocía el motivo del tiroteo. En un video de una cámara de seguridad se ve a Hale disparando a las puertas de vidrio para ingresar a la escuela antes de acechar los pasillos vacíos mientras las luces de alarma de emergencia parpadean.

Hale, que vestía un chaleco negro de estilo militar, pantalones de camuflaje y una gorra roja, atravesó el edificio y abrió fuego contra niños y empleados.

La policía llegó al lugar unos 15 minutos después de la primera llamada de emergencia el lunes por la mañana. Imágenes de cámaras corporales de los agentes los muestran ingresando a las aulas y se escuchan múltiples disparos cuando se acercan al sitio donde abatieron a Hale.

Averianna Patton, una excompañera de secundaria de Hale, le dijo a CNN que le había enviado mensajes directos a través de Instagram poco antes la masacre.

«Algún día esto tendrá más sentido», escribió Hale. «Dejé atrás evidencia más que suficiente. Pero algo malo está por suceder».

Patton dijo que llamó a la policía para dar la voz de alerta, aproximadamente cuando se iniciaba el tiroteo.

En la búsqueda de un motivo, Drake mencionó a NBC News que podía haber «cierto resentimiento» de Hale por tener que ir a esa escuela.

Uno de los niños asesinados era Hallie Scruggs, la hija del pastor de la iglesia. «Estamos desconsolados. Era un gran regalo», declaró Chad Scruggs a medios locales. Cuando se le preguntó si la identidad de género de Hale pudo haber sido un factor en el ataque, la policía dijo que estaban investigando todas las pistas.

Frente a la escuela, ubicada en el sur de Nashville, los dolientes dejaban flores y peluches en un memorial improvisado.

Algunos se arrodillaban para orar. Chad Baker, de 44 años, dijo sentirse «horrorizado y muy triste».
«La mayoría de los días llevo un arma, pero no necesito un rifle de asalto», dijo a la AFP. «No creo que comprar un arma deba ser tan fácil como comprar flores».

Había más de 24 millones de armas de asalto estilo AR-15 en circulación en Estados Unidos a mediados de 2022, según la Fundación Nacional de Deportes de Tiro (NSSF).

El presidente Joe Biden señaló el martes que la mayoría de los estadounidenses están en contra de los rifles de asalto e instó al Congreso a restablecer la prohibición de estas armas a nivel nacional, que existió desde 1994 hasta 2004 y no se renovó.

«Les debemos a estas familias más que nuestras oraciones», dijo Biden en un discurso en Carolina del Norte.

A falta de una mejor supervisión, corresponde a las escuelas revisar sus protocolos de seguridad.
Pero «no corresponde a las escuelas ocuparse de la seguridad», lamentó el martes Nina Dyson, madre de cuatro hijos, en una pequeña protesta en Nashville a favor de un mayor control de las armas.

«Los padres de todo el país exigen un cambio desde hace décadas y no ha habido ninguno», dijo en la concentración, que estaba prevista antes del tiroteo.

Los intentos de prohibir estas potentes armas, a menudo usadas en tiroteos masivos, enfrentan la oposición de los republicanos, defensores acérrimos del derecho constitucional a portar armas.

En lo que va del año en Estados Unidos hubo 129 tiroteos masivos en los que al menos cuatro personas fueron baleadas o asesinadas, según la oenegé Gun Violence Archive.

Con información de AFP

Noticias relacionadas

Accesibilidad