Cerrar (X)

El ENOJO. Emoción fuerte y limitante

El enojo: emoción fuerte y limitante

Firulais es el perro del vecino, y está comiendo sus croquetas, te le acercas justo en ese momento, ¿cuál va a ser su reacción?, te va a gruñir. Gruñimos, osea, nos enojamos, cuando pasan nuestros límites.

¿Para qué me sirve el enojo?

El enojo me sirve para poner límites. Suena lógico, muy importante y muy sencillo ¿no es así? Realmente la labor del enojo es importantísima, ¿te imaginas como vivirías tu vida si no pusiéramos límites?

Una de las características de los humanos es que: somos controladores, echamos culpas y no nos gusta estar solos. Si metes todas estas características a una licuadora, sale un monstruo que su principal función es pasar los límites del otro, imagínate que no tuvieras una emoción que pudiera poner una barrera limitante para que no entre ese monstruo a tu campo vital.

La energía del enojo es como si fuera un volcán en erupción. Es muy potente, imagínate la fuerza que necesitas para detener a esos monstruos que están pasando tus límites. Sin embargo, es una energía que desgraciadamente nos juega en contra pues no la sabemos usar correctamente.

La mayoría de las veces usamos el enojo cuando no podemos controlar situaciones, personas, etc. Si te estás molesto porque quieres controlar y no puedes, estás cayendo en un enojo que no te sirve de nada, al contrario, imagina un volcán, haciendo erupción con la intención de ponerle un límite a alguien y cuando sale se da cuenta de que, en realidad, nadie estaba pasando tu límite, si no que tú estabas tratando de pasar el límite del otro. Y como buena emoción, si no la usas a favor te juega en contra, ¿te imaginas lo que puede hacer la lava ardiente si se queda navegando en tu organismo? Literal te quema. Gastritis, colitis, cáncer, son enfermedades que se vinculan con tu incapacidad de saber sentir enojo.

Los enojos que si son reales son aquellos en donde el otro realmente está pasando tus límites.

¿Cómo usar el enojo a favor?

Sólo hay una manera de poder utilizar la energía del enojo, y esto es: COMUNICÁNDOLO DESDE TU LÍMITE.

La única forma en que la lava puede salir de tu organismo es saliendo de tu boca. Esto es todo un arte, ya que la lava quema y lo único que deseas es expulsar ese sentir, pero al ser caliente, agresivo, pues la manera en que lo sacas es igual. Si te entrenas en poder comunicar lo que te está enojando, verás que en poco tiempo la dinámica con los otros cambia mucho.

Firulais es el perro del vecino, y está comiendo sus croquetas, te le acercas justo en ese momento, ¿cuál va a ser su reacción?, te va a gruñir. Pero, ¿porque te gruñe? Porque tiene miedo que te comas su comida. Siempre la base del enojo va a ser el miedo.

Siempre que quieras encontrar el ¿por qué están pasando mi limite? Rastrea tus miedos, en ellos siempre estará la respuesta. El enojo sólo es una barrera para que los otros no se acerquen a mis miedos, pues en mis miedos es donde al parecer más vulnerable me siento. Y así, el enojo es una emoción que me sirve sólo si comunico al otro ¿por qué estoy sintiendo miedo?

Si lo haces así toda la dinámica cambia, porque el otro se va a poner en una posición de no querer herir esa vulnerabilidad y va a tratar de entenderte.

A un perro que te gruñe y que inclusive te ataca, tu reacción ¿cuál sería?

A un perro que esta en una esquina con miedo, ¿como lo tratarías?

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

En esta Navidad te invito…

viernes 23 de diciembre de 2016

VAMOS A EVITAR LA OBESIDAD

viernes 11 de noviembre de 2016

Accesibilidad