Cerrar (X)


Foto: Internet

Encara Checo Pérez en la Fórmula 1 una difícil temporada

Ciudad de México.- Los años difíciles no terminan para Sergio Pérez. El piloto mexicano enfrentará su quinta temporada dentro de Fórmula 1 y si el tapatío espera cumplir con el refrán que dicta: “no hay quinto malo” todo parece indicar que tendrá que esforzarse mucho más de lo que lo ha hecho en los últimos años, toda vez que de nueva cuenta deberá remar contra corriente.

De acuerdo con el sitio web Excélsior, el optimismo con el que terminaron él y su coequipero, el alemán Nico Hülkenberg, la campaña 2014 se ha ido desvaneciendo en los últimos dos meses tras una serie de sucesos que podrían afectar su desempeño en un año que es muy importante para Force India.

A tan sólo unos días del inicio de la temporada 2015, el nuevo monoplaza, el VJM08, apenas rodó tres días en Barcelona, España, tras una serie de retrasos en su fabricación.

Pero el hecho de que no estuviera a tiempo no fue cuestión de mala suerte, sino de una serie de factores que llevaron a que la escudería de Vijay Mallya reconociera que existen problemas económicos.

Los problemas financieros que tuvieron Marussia y Caterham, la temporada anterior, dañaron la credibilidad de la máxima categoría y diversos proveedores de piezas y tecnología cerraron el grifo para las escuderías pequeñas con el fin de evitar pérdidas ante una nueva posible quiebra, en especial para aquellas como Force India, cuyo director enfrenta varios procesos legales en la India debido a las deudas que han acumulado sus empresas.

La gota que derramó el vaso fue en septiembre del año pasado cuando la Unión Bancaria de la India lo acusó de moroso ya que, de acuerdo con la entidad, la empresa Kingfisher Airlines (propiedad de Mallya) tenía un déficit de 45 millones de euros.

Esta cifra se sumó a los mil 500 millones de euros que debía a bancos, aeropuertos, proveedores de turbocina y personal.

Bajo este panorama, la entrega de varias partes del nuevo VJM08 se postergó ante el temor de las marcas proveedoras de no recibir su dinero en los plazos estipulados.

Así, la fiesta que se había preparado para presentar un monoplaza de Fórmula 1 en México, por primera vez en la historia, a finales de enero, terminó en un engañoso despliegue de mercadotecnia ya que sólo se mostró el nuevo diseño con los patrocinadores de este año, así como ligeros cambios en el alerón delantero, trasero y pontones, pero todo montado sobre el chasis de 2014, el VJM07, con el que Checo logró un podio en Bahrein, el cuarto de su carrera y segundo en la historia del equipo.

“No estamos preocupados. Sabemos que tendremos un coche competitivo”, apuntó Pérez en aquel entonces, mientras un optimista Nico Hülkenberg decía “la idea es poder pelear por la quinta posición del campeonato como lo hicimos en 2014. Habrá que esperar para conocer el verdadero potencial pero no estamos asustados por los retrasos”.

Terror en el paraíso

El millonario Vijay Mallya, Sergio Pérez y Nico Hülkenberg señalaron en repetidas ocasiones durante la presentación en México que no había temor ante el retraso del diseño del nuevo coche. Todo indicaba que si bien no rodarían en Jerez de la Frontera, España, durante la primera semana de entrenamientos, sí lo harían en Barcelona, dos semanas después, con lo que tendrían ocho días para desarrollar su nueva arma.

La situación cambió unos días después cuando ratificaron que no podrían estar presentes hasta el último test. La escena de terror fue completada con las declaraciones desde Force India de que no estaban en condiciones económicas para terminar el año.

Ni siquiera la llegada de patrocinadores mexicanos mejoró la situación de la escudería que de inmediato lanzó un grito de auxilio a Bernie Ecclestone, el supremo de la Fórmula 1, quien, por ahora, les otorgó un paquete de ayuda, al igual que a Sauber y Lotus, de 15 millones de euros para que puedan completar, al menos, la primera mitad del calendario 2015. El resto correrá por su cuenta.

La situación no es desconocida en el paddock. Desde 2014, Mallya había advertido el complicado panorama que ahora enfrentan estas escuderías ante la desigualdad de presupuestos, los cuales pueden tener una diferencia de hasta 200 millones de euros entre los más ricos y los más pobres, situación que también se agregó a las causas del retraso del monoplaza de este año.

El VJM08 estuvo tres días en la pista de Barcelona y, al menos, logró más de 300 vueltas durante su participación en las prácticas  sin mostrar complicaciones, aunque con tiempos que eran cinco segundos por debajo de los poderosos Mercedes o Williams. De hecho, Force India fue la escudería con menores registros de todos los equipos con motor Mercedes-Benz.

Sin la preparación adecuada

Sergio Pérez iniciará su quinta temporada con apenas un día de entrenamiento con el VJM08, la menor cantidad de jornadas de preparación en su historia dentro de la máxima categoría. El tapatío ha advertido que con este panorama será difícil repetir los resultados de 2014.

Pero la preocupación aumenta. Usualmente los resultados importantes de los equipos de media tabla, como Force India, se dan en la primera parte de la campaña ya que aprovechan la falta de desarrollo de otras escuderías.

Ante la carente inercia por la ausencia de días de prueba, los puntos podrían no llegar en la primera mitad del año. De no hacerlo así y verse comprometidos en la segunda parte, los problemas financieros podrían aumentar al grado de quedar fuera en las últimas competencias, tal como le sucedió a Caterham o Marussia la temporada pasada.

Una evolución

¿Qué mejorar de un automóvil que demostró ser competitivo en 2014? El nuevo VJM08 es una evolución del auto con el que Force India obtuvo la sexta posición del campeonato de constructores y con el que dio pelea a McLaren. La escudería asiática consideró que al tener un buen producto únicamente se debían hacer mejoras aerodinámicas para adaptarse a las nuevas normativas.

Una de las pocas inversiones que realizó el equipo de Checo fue en el departamento de investigación. A partir de este año, utilizarán el túnel de viento de Toyota, en Colonia, Alemania, tal como lo hace McLaren y donde la firma japonesa desarrolló el prototipo que ganó el Mundial de Resistencia 2014, con el objetivo de obtener información más confiable y real, gracias a la alta tecnología de esta infraestructura.

Con todos estos aspectos, Checo y Force India se encaminan a un año crucial en sus carreras. Por un lado, el mexicano busca regresar a una escudería de primer nivel, mientras Mallya quiere levantar sus negocios desde la Fórmula 1.

Fuente: Excélsior

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad