Lanza Gobierno protocolo de seguridad sanitaria para la reapertura de empresas

MÉXICO.- El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó un protocolo de seguridad sanitaria para la reapertura de empresas, a pesar de que el país registra casi 50 mil casos de coronavirus SARS-CoV-2 y el número de nuevos contagiados y fallecidos no remite.

Según un documento difundido por la Secretaría de Economía, las compañías de la industria automotriz, construcción y minería podrán enviar desde el lunes un manual sanitario al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que tendrá 72 horas para autorizarles a reabrir tras la emergencia decretada a finales de marzo.

“Estos lineamientos buscan orientar a los centros de trabajo que iniciarán actividades en el marco de la estrategia de la Nueva Normalidad, que busca hacer propicia una reapertura gradual, ordenada, cauta y segura, así como la búsqueda de una nueva cultura laboral en materia sanitaria”, destaca el documento.

Asimismo, aclara que la reapertura económica no implica que la epidemia esté superada, ya que la autoridad determinará semanalmente el nivel estatal de alerta para que la autoridad sanitaria local tome las decisiones pertinentes, pues la atención a estas recomendaciones sanitarias será determinante para mantener un nivel de alerta que permita una mayor actividad socio-económica.

Las normas sanitarias, que se aplicarán a todas las compañías que vayan reabriendo posteriormente siguiendo un sistema de semáforos, deberán incluir medidas como lavado de manos, sana distancia, uso de cubrebocas y máscaras, filtros sanitarios y escalonamiento de horarios, entre otras.

Aunque la cifra de decesos está por debajo del pico de 353 para un sólo día que alcanzó recientemente, en las últimas jornadas el número de muertos y nuevos contagios se ha mantenido en promedio más elevado que en las semanas precedentes.

Funcionarios de Estados Unidos y su industria automotriz han presionado al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para que reabra las fábricas, porque las operaciones estadounidenses dependen en gran medida de las piezas del sur de la frontera. México, que registró su primer caso de coronavirus semanas después que Estados Unidos y Canadá -países con los que forma una de las mayores regiones económicas del mundo-, ha optado por reanudar sus actividades industriales a pesar de las voces que demandan prolongar el confinamiento de la población.

Después de contraerse ligeramente en 2019, su primer revés en una década, la segunda mayor economía de América Latina volvió a caer en el primer trimestre del año, en medio de la incertidumbre generada por las políticas de López Obrador, que según las cámaras empresariales ahuyenta a la inversión, y los primeros efectos de la emergencia por el coronavirus.

Con información de Milenio

Noticias relacionadas

Accesibilidad