FOTOS: Reuters

Lo que ocultó la TV: croatas sacaron a rastras a invasores de la Final

Moscú, Rusia.- Aunque por una vieja decisión de la FIFA las televisoras no pueden transmitir la imagen de los invasores al campo de juego, las cámaras no dejaron de captar lo que pasó cuando hoy la gran Final de la Copa Mundial Rusia 2018 fue interrumpida por cuatro fanáticos que, al parecer, quisieron hacer una manifestación política.

Dejan Lovren, zaguero de Croacia que hace apenas unos días se autodenominó «uno de los mejores del mundo», arremetió contra uno de los manifestantes , y lo sacó —literalmente— a rastras del campo mientras lo insultaba.

Al ser una acción fuera del ámbito futbolístico, el innombrable Néstor Pitana tenía las manos atadas y sólo pudo observar cómo el jugador balcánico maltrataba al inoportuno sujeto.

Fueron cuatro las personas invadieron el campo, cuando Francia derrotaba 2-1 a Croacia, fue en el minuto 53.

Minutos después, el grupo de activistas y música punk de Rusia Pussy Riot utilizó sus redes sociales para atribuirse la responsabilidad por la invasión de cancha que realizaron cuatro personas y que interrumpió la final de la Copa del Mundo entre Francia y Croacia.

Pussy Riot afirmó que había organizado la invasión, y emitió en Twitter una lista de exigencias al gobierno ruso, incluida la de liberar a los presos políticos, poner fin a los “arrestos ilegales durante las protestas”, y “permitir la competencia política en el país”.


Si se considera que Croacia en ese momento perdía lo que podría haber sido su primer gloriosa Copa del Mundo, la reacción gutural de sus jugadores fue hasta cierto punto explicable.

Sin embargo, tomando en cuenta que los agentes de seguridad del campo del monumental Luznhiki tenían el control de la situación, el exceso de fuerza, y el gesto de violencia, en el que luego otros compañeros se unieron a Lovren, no deja de ser lamentable.

Comenta

Noticias relacionadas

Murió Niki Lauda: leyenda de la F1

lunes 20 de mayo de 2019

Accesibilidad