Los 8 peores hábitos al comer

México, DF.- Si usted es de aquellas personas que no bebe suficiente agua o come en su escritorio de trabajo, puede que a la larga estos malos hábitos alimenticios le generen problemas de salud.

Por esta razón el sitio evoke.ie, realizó una lista con los 8 malos hábitos más comunes entre las personas y que no solo son acciones a las que nos acostumbramos sino que también pueden ser poco saludables para el organismo.

A continuación le dejo la lista de estos hábitos al comer para que si comete alguno considere que es momento de mejorar en beneficio de su salud.

1. No planear los alimentos que comerá en la semana.

Es malo porque: No pensar qué se comerá durante el día puede que por las prisas no se escoja la opción de comida más saludable sino la más rápida.

Cómo cambiarlo: Planear un esquema de alimentos para toda la semana desde el domingo, hacer una lista de comida saludable para llenar la alacena con fruta, verduras, cereales de granos enteros o huevo.

2. Comer de forma saludable toda la semana menos en fin de semana.

Es malo porque: Todo el esfuerzo de la semana se viene abajo cuando sábado y domingo se come comida chatarra, más si se está a dieta para bajar de peso.

Cómo cambiarlo: Ser consistente en el propósito de la semana y si se tiene antojo es mejor comer una porción pequeña además de realizar un poco de actividad física.

3. Beber una copa de vino antes de dormir.

Es malo porque: Una copa regular de vino contiene al menos 160 calorías las cuales no son quemadas durante el transcurso de la noche.

Cómo cambiarlo: Tomar una bebida ligera antes de dormir como té o agua, pero si no quiere sustituir el vino puede beber una cantidad más pequeña.

4. No beber suficiente agua.

Es malo porque: Porque no se hidrata suficiente el cuerpo, lo que hace que este use más energía para el funcionamiento metabólico.

Cómo cambiarlo: Beber agua antes de cada alimento o cargar con una botella de agua para que pueda beber de ella a cualquier hora son buenas opciones.

5. Saltarse las comidas.

Es malo porque: Retrasa al metabolismo y genera más hambre que puede llevar a comer en exceso.

Cómo cambiarlo: Manteniendo un horario constante para cada comida y actividad física.

6. Comer en el escritorio de la oficina.

Es malo porque: Comer en el área de trabajo genera más probabilidades de padecer obesidad con menos niveles de vitaminas y más colesterol en el cuerpo.

Cómo cambiarlo: Usar la hora de comida o descanso para caminar y mover el cuerpo.


7. Comer en exceso después del ejercitarse.

Es malo porque: Se recuperan las calorías quemadas.

Cómo cambiarlo: Elegir comidas bajas en grasa, ricas en proteína y fibra en cantidades moderadas.


8. Ponerle sal a todo.

Es malo porque: Se añade más sal a alimentos que ya fueron sazonados y se puede rebasar el límite de dosis de sodio recomendada que es de 2 mil 300 miligramos.

Cómo cambiarlo: Reemplazar la sal con limón u otros condimentos sin abusar de ellos. O simplemente dejar de consumir sal.

Con información de Daily Mail.

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad