Foto: Mexsport

Matosas busca hacer a América aún más grande

México, DF.-Gustavo Matosas es un hombre sin miedo. Para él no hay figuras, todos son iguales y no tiene temor de dar oportunidades a jugadores que pasan por un bache futbolístico o son canteranos. Hace que todos jueguen por el bien común, asegurando que si al equipo le va bien por consecuencia brillarán sus individuales.

De acuerdo con ESPN, el técnico uruguayo gusta de dar oportunidades y brinda confianza. Respalda a sus jugadores «a muerte». Debutó a Edinson Cavani en el 2006 e impulsó a Walter Gargano. Ambos, hoy son figuras mundiales.

Gustavo Christian Matosas Paidón llegó a México en el 2011 para los Gallos Blancos del Querétaro, a quienes logró salvar del descenso y empezó a darse a conocer. Para el 2012 tomó las riendas del León y con un ascenso, un bicampeonato de Liga MX, tres participaciones en torneos internacionales y seis seleccionados nacionales, engrandeció su nombre, se cotizó y fue un entrenador deseado por todos en el futbol mexicano y en el extranjero. Ahora Matosas está con uno de los equipos más importantes de México.

El «Doctor», como también fue conocido en León, asegura que no tiene varita mágica, pero hace jugar a sus futbolistas como si la tuviera.

Lleva como bandera la idea de que «el talento puede estar en cualquier parte». A él no le importa «de dónde sean ni quiénes sean los jugadores, pues la ley es pareja para todos».

El uruguayo da confianza a sus futbolistas, da libertad de que desarrollen su juego y genera compromiso.

Matosas es un mago sin truco, para él no hay fórmulas ni secretos, «sólo chamba». En el día a día explota todas las cualidades de sus futbolistas. Algo tiene Matosas que saca lo mejor de los jugadores, lo hizo en Uruguay, lo hizo en León y ahora lo buscará hacer en el América.

HIZO BRILLAR LAS ESMERALDAS

Matosas, en el 2012, llegó a un León que vivía momentos de amargura en la Liga de Ascenso por los intentos fallidos por regresar al máximo circuito.

El uruguayo estuvo casi tres años al frente del equipo esmeralda y más allá de tener excelentes resultados deportivos (título de ascenso, Bicampeonato de Liga MX y tres participaciones en copas internacionales), logró llevar a los jugadores esmeraldas al primer plano, cuatro de ellos llegaron a la Selección Nacional: Luis «Chapo» Montes, Carlos «Gullit» Peña, José Juan «Gallo» Vázquez y Edwin «Aris» Hernández.

El León de Matosas fue bicampeón y no destacó, precisamente, por tener grandes figuras. El León de Matosas, más bien era conocido, como el equipo de las oportunidades o segundos aires.

Prácticamente ningún jugador llegó en su mejor momento a vestir la camiseta esmeralda. El único fue Matías Britos, que llegó en 2012 como campeón del futbol uruguayo con Defensor Sporting.

El resto, William Yarbrough, Darío Burbano, Eisner Loboa, José Juan «Gallo» Vázquez, Ignacio González, Edwin «Aris» Hernández, Luis Montes y Carlos Peña, buscaban hacerse de un nombre. Otros, como Jonny Magallón, Elías Hernández, José María Cárdenas y Miguel Sabah, Rafa Márquez y Mauro Boselli buscaban resurgir en el futbol. Matosas pulió las esmeraldas y todas brillaron, a excepto de los canteranos que no aprovecharon las oportunidades.

CON MAYOR RETO EN EL AMÉRICA

Gustavo Matosas llega al América con un reto mucho más grande, pues no llegó a un equipo en formación o crecimiento como lo eran Querétaro y León, sino que arribó a un equipo con historia y marca, un equipo hecho y derecho.

En las Águilas, Matosas no tiene que dar segundas oportunidades a nadie, no tiene que hacer brillar nadie, ya todos brillan y son reconocidos, son el campeón, he ahí el reto para el uruguayo. Tiene que hacer más grande al América de lo que ya es.

No sólo tiene al equipo campeón, sino que lo reforzaron con lo mejor de la Liga MX (Darwin Quintero, Christian Pellerano, Darío Benedetto y el paraguayo Miguel Samudio).

El técnico uruguayo llegó a Coapa con el mismo discurso que usaba en León, donde busca unir el grupo para el bien común.

También muestra respaldo total para los futbolistas, el gran ejemplo fue el partido amistoso contra Monterrey en Houston, donde le dio el gafete de capitán a Paul Aguilar.

Más allá de un equipo de futbol, Gustavo Matosas busca hacer familia.

MATOSAS ABRIRÁ LAS PUERTAS A LA CANTERA AMERICANISTA

El estratega sudamericano no tiene miedo de usar juveniles en su equipo, pues para él en México hay talento, mismo que cree que se menosprecia en el país.

En León le dio oportunidad a los canteranos, pero no la aprovecharon y no destacaron. Los canteranos americanistas deben de hacer todo lo contrario.

Matosas se encontró en Coapa con unas Fuerzas Básicas avanzadas, donde hay jugadores como Alex Díaz (18 años de edad), Ventura Alvarado (22 años de edad), Jesús Leal (22 años de edad), Francisco Rivera (19 años de edad), Emilio Sánchez (20 años de edad), Sergio Rodríguez (19 años de edad) e Israel Dávalos (20 años de edad). A este último el nuevo técnico azulcrema lo debutó en el amistoso contra Monterrey y respondió con gol.

Gustavo Matosas dará oportunidades, brindará confianza, dará libertad de jugar, respaldará a todos, pero al igual querrá que todos le respondan y hagan equipo.

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad