Migrantes ilegales en EU se han convertido en millonario negocio para empresarios

Ciudad de México.- Los migrantes que intentan ingresar a Estados Unidos se han convertido en un negocio lucrativo para las cárceles privadas que los albergan.

Corrections Corporation of America (CCA) y GEO Group son las dos mayores empresas de prisiones en EU. Ambas han sido contratadas por el gobierno para gestionar cárceles privadas y los pagos que recibieron de la oficina de migración en 2017 ascienden a casi 319 millones de dólares.

Sólo en Texas, entre las dos compañías, mantuvieron encarcelados a un promedio diario de 15 mil migrantes en 2017.

Según el centro de investigación In The Public Interest, este esquema genera que el encarcelamiento masivo por delitos menores (como el ingreso ilegal) sea promovido en la esfera privada.

Al negocio lucrativo, se agregan casas de préstamo, bufetes privados de abogados y una empresa filial de GEO Group que vende la tobillera para la libertad condicional.

Ayer se dio a conocer que ante la creciente captura de migrantes, bases militares serán usadas como prisiones.

ILEGALES, UNA MINA DE ORO

Cada migrante que ingresa ilegalmente a Estados Unidos y es detenido mueve a toda una industria multimillonaria.

Por ejemplo, tan sólo el año pasado, GEO Group y Corrections Corporation of America (CCA), dos compañías que operan 120 de las 200 cárceles privadas que existen en Estados Unidos, generaron ganancias por cuatro mil millones de dólares.

De esa cantidad, casi 319 millones de dólares fueron aportados sólo por el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), según informa la organización Freedom for Immigrants en su página en internet.

El ICE es sólo uno de sus clientes en el gobierno, pues a estas prisiones también son enviadas personas que cometen delitos menores,

En Texas, ambas empresas operan siete cárceles privadas y construyen una más ante la gran demanda de espacios surgida por la política de “cero tolerancia” del gobierno de Donald Trump, pues en ese estado fueron detenidos dos tercios de los 303 mil 916 migrantes que fueron capturados en la frontera sur en 2017.

Entre ambas compañías mantuvieron encarcelados a un promedio diario de 15 mil migrantes ilegales en 2017 tan sólo en Texas.

Según ICE, en 2017 el promedio de población diaria de inmigrantes a nivel nacional era de 30 mil 539 individuos. Este año fiscal, la cifra ya alcanza 50 mil 379.

Freedom for Immigrants calcula que el gobierno paga a esas empresas hasta 145.35 dólares al día por cada prisionero que se encuentra en esas prisiones privadas.

Como reportó Excélsior el lunes, estos centros de detención cobran por servicios adicionales a los prisioneros.

De acuerdo con testimonios de internos, les pagan un dólar por un día entero de trabajo y les cobran a 85 centavos de dólar cada minuto de llamada telefónica para buscar a sus hijos.

Para el centro de investigación In The Public Interest (INPI), este esquema provoca que el encarcelamiento masivo por delitos menores (como el ingreso ilegal a Estados Unidos) sea promovido en la esfera privada.

Ambas corporaciones “han gastado más de 10 millones de dólares en candidatos políticos y casi 25 millones en cabildeo desde 1989”, señaló en un reporte de junio
de INPI.

De hecho, el primer centro de detención privado de la historia moderna de Estados Unidos fue instalado por CCA en Houston, Texas, en 1983.

NEGOCIO REDONDO

Pero estas empresas privadas no son las únicas que lucran con el drama de los migrantes ilegales en Estados Unidos.

A ciudades como McAllen, Hidalgo, El Paso, Laredo y Tornillo se han mudado despachos de abogados migratorios y casas de préstamo.

Por ejemplo, las tiendas de préstamos dan dinero a los detenidos que no pueden pagar la fianza y les cobran el 10 por ciento sobre el valor del préstamo, además de 500 dólares para gastos de investigación.

Cuando los inmigrantes son liberados bajo fianza, deben llevar una tobillera que monitorea su ubicación.

Sin embargo, ellos deben pagarla y son vendidas precisamente por BI Incorporated, parte de la corporación GEO Group.

-Con información de AFP y AP

USA BASES DE ALBERGUE

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, anunció ayer que se usarán dos bases militares en Texas para albergar a los migrantes que cruzan la frontera sur.

Se trata de la base del Ejército Fort Bliss, ubicada en las afueras de El Paso, y de la base de la Fuerza Aérea Goodfellow, en el centro de Texas.

“Proveeremos todo el apoyo que necesite el Departamento de Seguridad Nacional para alojar a las personas que están bajo su custodia”, dijo Mattis.

El ejército estadunidense ha proveído apoyo logístico para personas que “escapan de la tiranía” o que han sido afectadas por desastres naturales, dijo Mattis, y agregó que reconoce los “aspectos políticos” de la situación en la frontera.

El Pentágono dijo la semana pasada que pondría espacio disponible en  algunas bases militares para unos 20 mil menores inmigrantes que llegaron solos a Estados Unidos y que fueron detenidos después de que cruzaron ilegalmente la frontera con México.

Un funcionario explicó que estos menores detenidos serán albergados en una de las bases, mientras que la otra sería utilizada para los familiares de los migrantes detenidos.

Bajo el acuerdo, el Departamento de Defensa facilita los terrenos, pero otras agencias se encargarán de la administración.

-AP y DPA

VE DIFÍCIL LEY DE MIGRACIÓN

El representante republicano conservador Mark Meadows dijo ayer que prevé que el proyecto de ley sobre inmigración que será presentado hoy en la Cámara baja de Estados Unidos no sea aprobado, pero indicó que posteriormente se podría debatir otra legislación que permita mantener juntas a las familias de inmigrantes.

Consultado en Fox News sobre la posibilidad de que un segundo proyecto de inmigración sea aprobado o rechazado el martes, Meadows dijo a Fox News: “No pensaría en un fracaso ahora”.

El representante dijo que mantuvo discusiones durante el fin de semana sobre posibles cambios a la ley.

El jueves pasado, la Cámara baja rechazó una medida (que apoyaban los conservadores), la cual habría detenido la práctica de separación de familias de indocumentados y que abordaba, al mismo tiempo, otros asuntos de la política migratoria de Estados Unidos.

Meadows dijo que incluso si la legislación consensuada no es aprobada, espera que se elabore un segundo proyecto de ley que esté básicamente orientado a evitar que los niños sean separados de sus padres en la frontera con México.

El gobierno del presidente Donald Trump ha encarado críticas en todo el mundo por las imágenes y los videos de niños llorando y sus padres desconsolados tras ser separados en la frontera entre México y Estados Unidos.

Críticos del mismo Partido Republicano, al que pertenece Trump, así como su esposa y su hija, lo han instado a abandonar esta política.

 

Con información de: APAFP y Reuters vía Excélsior

Noticias relacionadas

Nuevamente Argentina vence a México 2-0

martes 20 de noviembre de 2018

Accesibilidad