‘Nico’ Castillo vuelve a darle el triunfo a Pumas

Ciudad de México.- Trabado. Complicado de apreciar, así transcurrió gran parte del encuentro entre Pumas y Lobos BUAP. Un partido difícil en Ciudad Universitaria, al que le hizo falta profundidad y jugadas de peligro, pero para eso está Nicolás Castillo. El delantero chileno volvió a ser la llave para que los del Pedregal consiguieran un nuevo triunfo, recobrando la confianza de la afición felina y dándole a Francisco Palencia un tanque de oxígeno, un respiro después de innumerables críticas sobre su accionar. De los poblanos, poco, muy poco qué apreciar.

Al 21’, Néstor Calderón llegó por tercera ocasión a línea de fondo, desequilibró al rival inmediato y sirvió un centro que fue cortado por la zaga enemiga. Pumas buscaba la forma, mientras que el rival buscaba los mejores argumentos defensivos para no tener concesiones, para no regalar una pelota innecesaria ni espacios que el otro pudiera aprovechar. Universidad se desesperaba, no encontraba la forma, el conducto y su acontecer se volvía repetitivo. Los de Rafa Puente mantenían el orden, siempre bien colocados en defensa.

Muy pronto, a la media hora del compromiso, Francisco Palencia modificó su alineación, mandando a Joffre Guerrón al terreno de juego por una aparente contractura de Néstor Calderón, el titular por la banda derecha. Paco intentaría aprovechar esta baja con un revulsivo, pero el ecuatoriano le ha recalcado a su timonel que no está listo, que carece de profundidad y fondo físico. No habían pasado ni cinco minutos y ya se le notaba jadear, recibiendo, eso sí, comentarios de su estratega con atención. El ataque azul y oro era inoperante.

Pero al minuto 37 apareció la mejor posibilidad de los locales. David Cabrera realizó un cambio de juego cruzado, de derecha a izquierda y quien recibió fue el juvenil Brian Figueroa, que encaró al Maza Rodríguez y le venció a velocidad. En un par de movimientos, el chamaco de 18 años se puso de frente al arco de José Canales, pero cruzó demasiado su disparo. Era el anuncio más claro de una ofensiva sin variantes, que dependía al cien por ciento de lo que generara Nicolás Castillo, al que se buscaba con vehemencia.

El complemento comenzó muy distinto. Apenas habían transcurrido los primeros tres minutos del segundo tiempo, cuando Joffre Guerrón llegó hasta la línea de fondo, centró ahora sí, adecuadamente, y encontró a Nicolás Castillo, que fiel a su estilo y de media tijera, mandó guardar el balón para conseguir el primer gol de la tarde, el décimo en la portería norte del estadio Olímpico y en onceavo desde su llegada al balompié nacional. Previo al tanto, el propio Brian Figueroa había estrellado la pelota en el larguero.

Una versión de Lobos BUAP muy lejana a la que hasta hace una semana los tenía en la cima de la clasificación general fue la que se presentó en Ciudad Universitaria. La escuadra poblana generó escasas posibilidades de irse al frente y menos, de igualar el marcador. Fue hasta el 58’, que Carlos Morales probó a dubitativo Alfredo Saldívar, que mandí a tiro de esquina y que por supuesto, después no ocurrió nada con el cobro. Pumas contuvo los mínimos esbozos de La Jauría. Los felinos recomponían con la estrategia de siempre: vértigo en las bandas, buscando a su referente en el área, el chileno Castillo.

El partido se diluía en el estadio Olímpico de CU entre la tenencia de la pelota del local y los intentos errados de los poblanos. Al 73’, Palencia volvió a recomponer su esquema y le dio ingreso a Kevin Escamilla, para fortalecer el medio campo y prescindió de Brian Figueroa, que se marchó ovacionado por su público. A Paco, al parecer, le salía su apuesta, aunque sí generaba dudas que su equipo cediera el esférico, que reculara y se conformara con un triunfo por la mínima diferencia. Se vivían momentos tensos en la cancha.

Al 84’, Luis Quiñones quedó frente a Alfredo Saldívar, al que fusiló pero a quemarropa. Los instantes finales se vivieron con intensidad máxima, con Pumas volcado al frente, tratando de recobrar las sensaciones y con la certidumbre de asegurar tres puntos valiosos. Jugaban con la necesidad del rival, pero también, con el aspecto mental. Tanto así, que al minuto 91, en una serie de desconcentraciones Lobos BUAP concedió una pena máxima, que el mismo Castillo convirtió en el segundo gol del encuentro, brindando la victoria a los felinos.

Milenio

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Deportes con el Brody Rentería 17 de Octubre

martes 17 de octubre de 2017

Accesibilidad