Nicolas Sarkozy imputado por presunta corrupción y tráfico de influencias

Nicolas Sarkozy imputado por presunta corrupción y tráfico de influencias
Imagen: European People’s Party

El ex presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, fue inculpado esta noche de corrupción activa, tráfico de influencias y encubrimiento de violación de secreto profesional, luego de ser detenido y sometido a un largo interrogatorio.

Sarkozy respondió durante 15 horas los cuestionamientos de la Oficina Anticorrupción de la Policía Judicial de Nanterre, al norte de París, tras lo cual fue presentado ante el juez, quien decidió imputarle los cargos,

“La situación es grave. Los hechos son graves”, dijo el primer ministro francés Manuel Valls “Pero como jefe del gobierno, pido que recordemos la independencia del sistema judicial, que debe realizar su tarea serenamente. Que nadie está por encima de la ley es el segundo principio. Y tercero, es importante recordar la presunción de inocencia”.

El delito por tráfico de influencias, según el código penal francés, puede acarrear una pena de hasta de diez años de prisión y 150.000 euros (205.000 dólares) de multa.

Además, la condena puede suspender algunos derechos civiles.

En el mismo caso, que investiga si Sarkozy y su entorno crearon una red de informadores que les mantenía al tanto de la evolución de los procesos judiciales que amenazan al político conservador, también han sido imputados hoy su abogado, Thierry Herzog, y el alto magistrado del Tribunal, Gilbert Azibert.

Nunca en la historia de la Quinta República un ex presidente había sido puesto bajo arresto. Para los simpatizantes del antiguo jefe de Estado galo, se trata de un ensañamiento de la Justicia orquestado por el Gobierno socialista contra un rival al que temen, “Qué casualidad que cada vez que Sarkozy habla de su hipotético regreso a la escena política surja un nuevo affaire judicial en el que se le implica”, declaró el diputado de la Unión por un Movimiento Popular Sébastien Huygue antes de conocerse la imputación. Y el ministro portavoz Stéphane Le Foll argumentó: “Quienes nos acusan de montar conspiraciones deberían recordar que lo primero son los hechos”.

Desde el final de su presidencia hace dos años, Sarkozy ha estado vinculado a siete investigaciones judiciales, entre ellas la que trata de determinar si financió su campaña presidencial con dinero negro del depuesto dictador libio Muamar el Gadafi. Tras una mayor investigación, los jueces determinarán si existen méritos para realizar un juicio.

Con Información de El País

Noticias relacionadas

Asume Mario Bellatin dirección del FONCA

jueves 13 de diciembre de 2018

Accesibilidad