‘No somos una familia racista’: príncipe William

MUNDO.- El príncipe William de Inglaterra defendió el jueves a la familia real británica contra las acusaciones de racismo de su hermano, el príncipe Harry, y su cuñada, Meghan, afirmando que «desde luego no somos una familia racista».

En comentarios durante una visita a una escuela en el este de Londres, William se convirtió en el primer miembro de la familia en responder directamente a la controvertida entrevista que concedieron su hermano y Meghan a Oprah Winfrey.

El Palacio de Buckingham intentó responder a las acusaciones de racismo y maltrato de Harry y Meghan con un comunicado de 61 palabras, pero no ha logrado sofocar la polémica.

LAS POLÉMICAS DECLARACIONES DE MEGHAN MERKLE

El domingo pasado, más de 17 millones de televidentes siguieron durante dos horas la emisión de la entrevista que dieron los Duques de Sussex,  Meghan y Harry a Oprah Winfrey.

En dicho espacio, Meghan reveló que durante su estancia en Reino Unido llegó a pensar en el suicidio y que escuchó comentarios racistas de un miembro real, aún no identificado, sobre el color de la piel de su hijo, Archie.

Las acusaciones de Meghan y Harry tienen su origen en la forma particular del racismo denominada colorismo, que refiere a qué tan obscura o clara es el color de la piel de las personas.

Casi un día después de la entrevista, la Familia Real británica reaccionó a estas declaraciones. Mediante un comunicado de 62 palabras, en nombre de la reina, se indicó que la toda la familia está triste al saber el alcance total de cuán desafiantes han sido los últimos años para Harry y Meghan. 

Calificaron también como preocupantes las cuestiones planteadas durante la entrevista, especialmente la racial por lo que se tomará muy en serio y la familia se ocupará de ellos en privado. 

Concluyeron que Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia.

Durante su primera aparición en público, luego de las declaraciones sobre estos supuestos abusos psicológicos y racismo de los Duques de Sussex , el príncipe de Gales, Charles, decidió no emitir comentario alguno.

De acuerdo con especialistas, estas declaraciones podrían tener un impacto negativo para la familia real, particularmente de 6 millones de ciudadanos británicos de origen asiático, africano y caribeño. 

 “Si lo que Meghan y Harry dicen es verdad, debería haber una investigación independiente sobre la cultura de esta institución, repito, que obtiene fondos de los contribuyentes. Algo profundamente perturbador ha sucedido y eso es lo que queremos averiguar”, indicó Genelle Aldred, activista británica afro-caribeña.

Con información de AP y «Al aire con Paola» / Foto: Reuters

Noticias relacionadas

Accesibilidad