Foto: Excélsior

Omar Sharif (1932- 2015); el eterno masculino

Ciudad de México.- Omar Sharif, el egipcio consentido de Hollyood, ha muerto, dejando atrás una vida de leyenda, dentro y fuera de los foros, que bastará para convertirlo en un mito del séptimo arte.

Según Excélsior, con una reputación de mujeriego, jugador y gran fumador, Sharif nació el 10 de abril de 1932 en Alexandria, Egipto, y falleció ayer, a los 83 años, víctima de un ataque cardiaco en un hospital de El Cairo, según confirmó Steve Kenis, quien fuera su agente por años.

El intérprete deja detrás de sí obras cumbres del Hollwyood de la Época de Oro:, como Lawrence de Arabia (1962), junto a Peter O’Toole, para interpretar a Sherif Ali, en la historia que narra la participación del arqueólogo y escritor británico Thomas Edward Lawrence en las revueltas árabes de la Primera Guerra Mundial. Ese trabajó le valió a Sharif su única nominación al Oscar.

 Otra de sus obras cumbre fue Doctor Zhivago (1965), que le brindó el Globo de Oro al Mejor actor, una hazaña para un hombre que renunció al empleo familiar de las maderas para irse a Londres y estudiar Arte Dramático en la Royal Academy of Dramatic Art, donde conoció al director egipcio Yusef Chahine, que le dio su primer papel en Sera fil Wadi (1954), que se estrenó en el Festival de Cannes del año siguiente.

Comenzó con pequeños papeles en los años 50 para rápidamente adquirir fama, primero en su país, y luego en Estados Unidos, con proyectos como la primera biografía cinematográfica del Ché Guevara; Funny Girl, al lado de Barbra Streisand o La caída del Imperio Romano, de Anthony Mann.

Su último papel como protagonista fue en El señor Ibrahim y las flores del Corán (2003), que el director François Dupeyron adaptara de la novela homónima de Eric-Emmanuel Schmitt.

DEL OLVIDO AL NO ME ACUERDO

Michel Demitri Chalhoub (su nombre real) vivía alejado de los reflectores y aquejado por el Alzheimer, en un hotel a orillas del mar Rojo, con una vida rutinaria y solitaria, según la entrevista que hace unas semanas concedió su hijo Tarek Sharif al diario español El Mundo.

Pero su elegancia, su pasión por el bridge y su aire de leyenda jamás desapareció, fue algo que ni la enfermedad pudo arrebatarle.

A veces lo llevo a comer a mi restaurante en el pueblo y lo celebra diciendo que es maravilloso. Al día siguiente lo ha olvidado y se niega a salir de la habitación del hotel en el que vive”, explicaba Tarek al reportero Francisco Carrión en El Cairo.

LO QUE NO OLVIDÓ

Pero hay cosas que Sharif jamás olvidó, como esa arraigada costumbre de vivir en hoteles y comer en restaurantes de lujo. Porque eso sí, Sharif fue un nómada hasta el último de sus días.

Realmente no sabe dónde vive. Sin duda sabe quién es, pero no necesariamente la razón por la que le saludan.

Cuando alguien le ve en la calle y se acerca, a menudo piensa que es alguien que conocía de antes y cuya cara y nombre ha olvidado”, relata su vástago.

Pero la realidad era muy diferente.

La gente lo miraba impresionada y se acercaba a él porque sabía que se trataba de la más grande leyenda del cine árabe, inmortalizado por las ya mencionadas obras maestras de Lean.

Había algo muy importante que el legendario intérprete, galardonado con el León de Oro a la trayectoria de la Mostra de Venecia a principios de siglo, recordó hasta sus últimos días: que se dedicaba a la actuación.

El problema era que el Alzheimer facilitaba la mezcla de fechas, repartos, tramas y hasta los países que recorrió para filmar esas más de 100 producciones.

Su hijo lo relató, un par de meses antes de su muerte, de la siguiente manera: “Recuerda, por ejemplo, qué fue Doctor Zhivago, pero ha olvidado cuándo fue filmada. Puede hablar de la película, pero olvida su título o dice otro en su lugar, como Lawrence de Arabia.

Son producciones de hace medio siglo en las que participaron los mismos directores, cámaras y equipos”, justificaba Tarek, fruto de la relación de su padre con la también actriz egipcia Faten Hamama, y por quien Omar abrazó el Islam a pesar de haber nacido en una familia cristiana.

Ni siquiera sabía que había muerto (su madre). Se lo dije más tarde. Y aún así, unos días después de contárselo, me preguntó: ‘¿Cómo está Faten?

No estaba al tanto de la actualidad ni asistió al funeral”, precisa el fruto de este matrimonio que comenzó en 1955 y culminó en 1974 debido, según señalan algunos medios, al éxito del actor en la meca del cine.

SU NIETO RECUERDA

Tarek habla con especial cariño de Doctor Zhivago por otra razón: interpretó el mismo personaje de su padre (el de Yuri) pero cuando era un niño de ocho años.

Ahora, convertido en un prominente restaurantero egipcio, narraba al diario español la razón por la qué tomó, en México, la decisión de renunciar al mundo del cine.

Recuerdo que estaba grabando en México (como asistete de dirección) cuando uno de los electricistas del estudio me preguntó: ¿Dónde vives?

No supe responderle. Tenía 23 años y recorría el mundo con una maleta y un visado, pero no tenía un lugar donde vivir. Ese fue el momento en el que decidí cambiar de vida”.

Curiosamente es el hijo de Tarek, Omar Sharif Junior, —nieto del finado actor—quien ahora busca suerte en la actuación.

Su más reciente trabajo se podrá ver en la producción irlandesa The Secret Scripture, de Jim Sheridan (Mi pie izquierdo), en la que actuó por única ocasión al lado de su querido abuelo.

Éste filme se quedará siempre conmigo. Era mi primera película en habla inglesa y probablemente la última de mi abuelo”, relató el joven, quien compartió lo mejor de ser el nieto de una leyenda del cine:

Lo mejor era viajar con él. Estuvimos juntos en los cinco continentes. Nos apasionaba conocer otras culturas, historias, religiones y lenguas. Hablamos seis idiomas”, concluyó.

PARA SABER

  • Nombre real: Michel Demitri Shalhoub.
  • Nació en Alejandría, Egipto, el 10 de abril de 1932.
  • Adoptó el nombre de Omar Sharif al convertirse al Islam para casarse con la actriz egipcia Faten Hamama en 1955.
  • Hijos: Dos.
  • Se separó de su esposa a los 33 años.
  • Nunca volvió a casarse aunque tuvo otro hijo luego de su relación con la periodista italiana Lula De Luca.
  • Radicó en Francia, Italia, Estados Unidos y Egipto.
  • Graduado en Matemáticas y Física en la Universidad de El Cairo.
  • Políglota: Hablaba con fluidez inglés, árabe, español, italiano, griego y francés.
  • Carácter: Colérico (en 2003 propinó un cabezazo a un policía en el casino de Enghien-Les- Bains, en París).
  • Voz pública: En enero de 2011, exigió la marcha del presidente egipcio Hosni Mubarak, al tiempo que expresaba sus dudas sobre la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes.
  • Enfermedades: Padecía Alzheimer y se sometió a un triple bypass de corazón en 1994. Sufrió un primer ataque cardíaco en 1994. Fue fumador.

Fuente: Excélsior

Comenta

Noticias relacionadas

Globos de Oro: aquí los ganadores

lunes 1 de marzo de 2021

Accesibilidad