Pingüino espía, infiltrado a nombre de la ciencia

Washington.- La nueva herramienta para los biólogos es el robot bebé pingüino espía. Es muy lindo y tan convincente que los pingüinos prácticamente le ‘hablan’ como si fuera un posible amigo para sus polluelos, así lo publica Excélsior.

Los pingüinos emperador son notoriamente tímidos, cuando los investigadores se acercan, los animales normalmente se retiran y se les eleva el ritmo cardiaco, pero eso no es lo que necesitan los científicos cuando quieren verificar el ritmo cardiaco y otros parámetros de salud de esas aves.

Por ello, científicos internacionales e incluso cineastas de documentales, encabezados por Yvon Le Maho, de la Universidad de Estrasburgo en Francia, crearon un aparato rodante de control remoto disfrazado de polluelo para que se acurruque entre los pingüinos tímidos en Tierra Adelie, en la Antártida, el mismo lugar donde se filmó el documental La marcha de los Pingüinos, en 2005.

Los investigadores podían hacer sus observaciones desde casi 198 metros de distancia.

La primera versión del aparato rodante disfrazado, fabricado de fibra de vidrio, no pasó la prueba y asustaba a los pingüinos, dijo Le Maho.

Tiene una cubierta afelpada gris, brazos negros, el rostro pintado de blanco y negro, y el pico negro.

Los pingüinos no se asustaban e incluso le cantaban una canción especial que sonaba como trompeta, declaró le Maho.

Agregó que los pingüinos adultos intentaban encontrar un amigo para sus polluelos y esperaban escuchar una respuesta, pero los investigadores dijeron que no programaron el aparato para que emitiera sonidos.

“(Los pingüinos) estaban muy desilusionados cuando no había respuesta;  en otras ocasiones, el aparato se mezcló entre un grupo de polluelos, como un espía”.

Existe una razón por la que los científicos desean usar estos aparatos: la preocupación de los investigadores de que apenas al acercarse a algunos animales tímidos estos cambian su conducta y pueden alterar los resultados de los estudios, dijo le Maho, quien también usó un aparato rodante sin disfraz para espiar a los pingüinos rey y a los elefantes marinos porque esos animales no huyen de los extraños.

Los pingüinos rey atacaron a picotazos al pequeño aparato a menos de que se quedara quieto, pero incluso así les permitía acercarse y tomar lecturas.

Los gigantescos elefantes marinos ni se inmutaron cuando el robot pasaba rápidamente o alrededor de ellos.

Fuente: Excelsior

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad