Cerrar (X)


Foto: Especial

Pobladores agreden a militares de élite tras clausurar tomas de huachicol

San Martín Texmelucan, Puebla.- El aumento de robo de combustible, que el año pasado tuvo su pico máximo, llevó al Ejército a crear, desde el 7 de marzo pasado, un grupo de élite especializado en detectar y cerrar tomas clandestinas en ductos de Pemex.

Este cuerpo militar ha funcionado con razonable éxito, pues en su primer mes de trabajo logró inhabilitar 302 tomas controladas por huachicoleros en el país.

Sin embargo, el pasado miércoles 11 de abril en San Martín Texmelucan, Puebla, fueron víctimas de dos ataques; el primero desde una camioneta en la que delincuentes les dispararon, luego de que clausuraron sitios en los que robaban combustible.

La segunda agresión la protagonizaron pobladores de esa comunidad, ubicada en el denominado “triángulo rojo” del huachicoleo.

Este último ataque, grabado por la cámara colocada en el casco de uno de los soldados (medida implementada para documentar incidentes y evitar falsas acusaciones de abusos), da cuenta clara del estado prácticamente de indefensión en el que trabajan actualmente las fuerzas armadas desplegadas para el combate al crimen organizado, ante la falta de un marco jurídico que regule su actuación.

La tarde del miércoles un grupo de militares recibió la orden de desplazarse a San Martín Texmelucan, Puebla, para apoyar a personal de Seguridad Física de la paraestatal en la inutilización de varias tomas clandestinas en ese poblado.

A las 14:40 horas, personal de Pemex, apoyado por un contingente militar, salió del complejo petroquímico Independencia, en el kilómetro 76.5 de la carretera federal México-Puebla, rumbo al ducto de la colonia La Purísima, tramo Minatitlán-México, y llegó a las 15 horas.

Media hora después lograron clausurar las tomas; pero cuando se retiraban del lugar se encontraron de frente con una camioneta negra, cuyos tripulantes comenzaron a dispararles, por lo que repelieron la agresión.

Luego del intercambio de tiros, el vehículo en el que iban los delincuentes se detuvo aproximadamente 50 metros adelante y un civil herido se arrojó al suelo.

Los soldados intentaron prestarle los primeros auxilios, así como a otro civil lesionado en la cabeza.

En ese momento se acercó un grupo de mujeres y hombres, vecinos de la colonia, quienes en forma agresiva impidieron que les prestaran ayuda a los heridos.

Para evitar la confrontación, los soldados decidieron retirarse del lugar. Sin embargo, en un video que circula en redes sociales sobre este primer evento, se escucha a los pobladores decir: “… saquen el cuerno”, refiriéndose al arma de fuego que se encontraba en la camioneta de los agresores para impedir que los militares lo encontraran.

Mientras los soldados maniobraban para retirarse a fin de que no los coparan, una mujer azuzaba: “¡quémenlos!”.

Minutos después de la salida de ese primer grupo, siete militares, entre ellos el comandante de la Base de Operaciones Cobre 7, y un funcionario de Pemex, llegaron a la misma zona.

Cuando se aproximaban se percataron de que la calle Emiliano Zapata estaba acordonada y bloqueada por los mismos pobladores, por lo que se vieron obligados a detenerse a unos 40 metros del lugar de los hechos, donde se encontraba la camioneta de los hombres que dispararon a sus compañeros.

El comandante descendió de la unidad militar junto con otros soldados para intentar dialogar con los habitantes, quienes en tono agresivo les reclamaron que habían herido a varias personas, entre ellos un menor.

“Vinieron a balacear… no estaban haciendo nada”… gritó una mujer, quien agregó: “Gente de ustedes acudieron con una tortuga y una abeja (refiriéndose a vehículos militares con un lenguaje común entre miembros del crimen organizado).

Varios sujetos advirtieron: “No los vamos a dejar entrar por pasados de verga. ¿Qué es lo que quieren ustedes? Los hemos dejado trabajar y no nos hemos puesto al pedo, pero ya se están pasado de verga, hijos de su puta madre”.

Uno de ellos amenazó: “¿Ora, quieren guerra? ¿Quieren guerra? Sus compañeros se pasaron… hay cuatro heridos”.

Luego de esto comenzaron a arribar más pobladores al sitio de la discusión, mientras el comandante preguntaba qué es lo que había pasado, a lo que le respondieron: “fue gente de ustedes… se pasaron de lanza”.

Un soldado permaneció en la batea de la camioneta militar grabando los hechos con la cámara de su casco y le pidió calma a un joven que corría al lado del vehículo y amenazaba con sacar un arma de su pantalón.

Los gritos siguieron y los militares comenzaron a ser agredidos a empellones y con piedras que fueron lanzadas contra el vehículo.

Otro sujeto aprovechó que el conductor abrió la puerta para golpearlo, sacarlo del vehículo y someterlo en el suelo, donde fue pateado por el cada vez más numeroso tumulto.

Al militar que videograbó la agresión otro hombre le ordenó bajar e intentó quitarle la cámara. “¡Suéltala, hijo de tu puta madre!”.

En la imagen no se distingue quién amenazó: “¡En la noche los vamos a agarrar bien, ahorita se pasaron de verga, putos!”.

Alguien más arengó a la turba: “¡quémenlos a los cabrones!” y “¡que los maten ya!”.

Cuando bajaron a la fuerza al último de los soldados (el que estaba grabando) de inmediato lo rodeó un grupo de pobladores que le tapó la cámara y comenzó a golpearlo. El video finaliza en el momento en que el militar, pese a los golpes, logró subir nuevamente a la cabina del vehículo para protegerse.

Los militares agredidos presentaron denuncias penales en la Fiscalía General del Estado de Puebla, que inició la carpeta de investigación en contra de quien resulte responsable por diversos delitos, como “ataques peligrosos en agravio de personal de la Sedena, lesiones y daño en propiedad ajena doloso”.

Un ingeniero militar declaró que integraba el primer grupo que acudió al poliducto que está en el tramo Minatitlán-México de Pemex.

Dijo: “saliendo por la calle Emiliano Zapata, que es de terracería, aproximadamente a las 15:30 horas, con el fin de reincorporarnos a nuestras respectivas unidades (una vez clausuradas las tomas) me percato de un vehículo tipo Jeep, camioneta en color negro, cerrada con vidrios polarizados.

“Este se estaciona frente a mí, a escasos metros, abren las puertas del piloto y copiloto y del lado de éste, que tenía el cristal a la mitad se ve un caño de arma de fuego y empiezan a efectuar detonaciones en nuestra contra… mi personal y yo nos cubrimos y repelemos la agresión, la camioneta que nos ataca cierra sus puertas y continúa en movimiento cruzando de forma paralela, efectuando detonaciones.

“Escucho una voz de una mujer que decía: ‘tápenles el paso y quémenlos’, por lo cual yo ordeno a todo el personal que nos retiremos”.

 

Con información de: Milenio

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Tlaxiaco
Accesibilidad