Proponen iniciativa sobre actores de doblaje

México.- El secretario de Interior y Exterior de la asociación, Marco Treviño, fue el encargado de explicar la propuesta sugerida.

Cuando Estados Unidos estaba en la Segunda Guerra Mundial durante la década de los 40, las celebridades de Hollywood en ese momento se integraron a la contienda, mientras que las producciones optaron por la realización de películas donde el nacionalismo “gringo” era el personaje principal.

México usó muy bien ese bache fílmico y fue como inició la Época de Oro del Cine Nacional, pero además dio origen a una alternativa llamada doblaje.

Narciso Busquets, quien era conocido como “el niño prodigio del cine mexicano”, juntó a grandes actores de la pantalla grande que pusieron su vista en ese terreno virgen en Latinoamérica y comenzaron a prestar voces a sus símiles estadunidenses y franceses, pero siempre bajo la convicción de que las películas mexicanas serían las que abarcarían más pantallas en un tiempo donde no existían los complejos de exhibición e igual se podía ver Casablanca (Michael Curtiz) con subtítulos o con voces en castellano de Humphrey Bogart por Arturo Mercado e Ingrid Bergman con Yolanda Vidal, o elegir entre El baisano Jalil (Joaquín Pardavé) o ¡Así se quiere en Jalisco! (Fernando de Fuentes).

Lo lamentable del asunto es que jamás se pusieron reglas claras y durante 80 años, quienes se dedican de manera profesional al doblaje no cuentan ni con un sueldo fijo y mucho menos prestaciones sociales.

“Es cierto, hay un iniciativa que presentó el senador Martí Batres donde se dice que todas las películas que están en otro idioma que no sea el español se tienen que doblar, pero de ninguna manera pretendemos obligar a al público mexicano a que las vean en una sala de exhibición en nuestro idioma, eso nos parece simplemente absurdo”, dijo Marco Treviño, secretario del Interior y Exterior de la Asociación nacional de Actores (ANDA).

Con el amparo de la ley

En entrevista con MILENIO, mencionó que la iniciativa fue trabajada por actores de doblaje desde hace un año. “La formamos y se conforma con 10 puntos, pero lamentablemente quienes han hablado de manera negativa solo se quedaron con que estábamos obligando a los grandes estudios a doblar películas al español o a algún idioma indígena de nuestro país, y no es así, sino para darle certeza laboral a quien o hace”.

Relató que esos 10 puntos son los que “desde hace décadas” han faltado al doblaje y que sin ellos quienes se dedican a ello, jamás alcanzarán el reconocimiento de los patrones y la actividad seguirá malbaratándose y realizada por improvisados. Los puntos, dijo son regular la competencia entre las empresas, garantizando precios que permitan el crecimiento de la industria y eviten la competencia desleal.

Apuntó que también buscan prevenir la creación de empresas ilegales e irregulares; incluir en la Ley Federal de Derecho de Autor al actor o actriz de doblaje y a la voz dentro de la definición de artista, intérprete o ejecutante y de los medios de expresión del folclor, respectivamente; proteger y garantizar los derechos laborales de las y los trabajadores de la industria del doblaje mexicano, de manera independiente de la pertenencia de éstos a sindicato alguno, entre otros.

Profesional

Treviño dijo que para podar pagar sus contribuciones a Hacienda, los actores debe reportar como reportero o locutor, porque esas figuras si existen de manera fiscal y no el actor de doblaje.

Estrella 

Humberto Vélez, actor, dijo que la iniciativa se necesita, porque muchos estudios de doblaje no ofrecen ningún derecho laboral.

Con información de Milenio.

Noticias relacionadas

Accesibilidad