Foto: AP

Protestan en Missouri por policía que asesinó a hombre

Saint louis, Missouri.- Un policía fuera de servicio abatió a tiros a un hombre afroamericano que abrió fuego durante una persecución en Saint Louis, Missouri, despertando sonoras protestas en la zona, indicó la Policía de la ciudad. De acuerdo con el diario Excélsior, las movilizaciones hicieron eco de las ocurridas en agosto, cuando un policía blanco abatió a un adolescente negro desarmado. El agente, de 32 años, estaba patrullando el barrio de Shaw para una empresa de seguridad privada el miércoles por la noche cuando se produjo el tiroteo, señaló el jefe de Policía de St. Louis, Sam Dotson.

El agente vio a tres hombres en la calle, y uno de ellos salió corriendo cuando le vieron. Cuando el oficial regresó, los tres echaron a correr así que el oficial los persiguió, primero en su auto y luego a pie. Durante la persecución se produjo un altercado en el que el sospechoso murió, dijo Dotson en conferencia de prensa. El jefe de la Policía no identificó a la persona muerta pero su madre, Syreeta Myers, que se trataba de Vonderrit D. Myers. Aseguró además que su hijo no estaba armado como dice la Policía.

Dotson dijo que en un momento el sospechoso se levantó la camiseta por lo que el oficial creyó que iba armado. Las pruebas balísticas de la escena indicaban que el hombre hizo tres disparos al policía antes de que su arma se atascara, señaló Dotson, añadiendo que también se había recuperado el arma. El agente cuyo grupo étnico no se divulgó, hizo 17 disparos, dijo Dotson, indicando que no sabía cuántos habían alcanzado al sospechoso o por qué había realizado tantos disparos. El agente no resultó herido. “Una investigación determinará si el comportamiento del agente fue apropiado”, dijo en la Comisaría.

Dotson describió al agente como un veterano con seis años de experiencia en el Departamento, y dijo que el fallecido era un hombre negro de 18 años. Horas después del tiroteo, una multitud se reunió en la escena, cerca del Jardín Botánico de Misuri. Algunas personas corearon “Manos arriba, no dispare” en referencia a la muerte en agosto de un joven negro desarmado, Michael Brown, por disparos de un policía blanco. Ese tiroteo en Ferguson llevó a semanas de protestas, en ocasiones violentas, en el suburbio de Saint Louis. No se han presentado cargos contra el agente Darren Wilson por el tiroteo.

Dotson dijo que algunas personas en la multitud habían insultado a los agentes y dañado coches de policía, pero que los policías “mostraron un gran autocontrol”. “Cualquier uso de la fuerza de un agente de policía definitivamente llamará la atención”, señaló.

 

Fuente: Excelsior

 

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad