Foto: REUTERS

Protestan miles de personas en EU contra la violencia policial

Washington.- «Justicia para todos». Bajo ese lema ya se han reunido miles de personas frente a la Casa Blanca en Washington para protestar contra lo que consideran es brutalidad policial a la hora de tratar con la comunidad negra de Estados Unidos. Algunas recuerdan a las víctimas del racismo contra los negros, desde Emmett Till, un adolescente linchado la última víctima de un hace 60 años, hasta Eric Garner, asfixiado por un policía en New York en julio. Otros carteles tienen el símbolo de esta protesta: dos manos levantadas en señal de rendición.

La protesta arranca en la Plaza de la Libertad, oficialmente llamada Martin Luther King en honor Del líder de los derechos civiles negros, que aquí precisamente pronunció en 1963 su famoso discurso ‘I have a dream’, que empezaba diciendo: «Cien años después [de la emancipación de los esclavos por Abraham Lincoln, en 1863], el negro todavía no es libre».

Hoy, las circunstancias son muy diferentes de las de la época de King. Por un lado, junto a la Plaza de la Libertad, vive un presidente negro, Barack Obama. Pero también es cierto que algunos de los progresos de los años 60 -sobre todo, la ley de derechos de voto de 1964- han retrocedido en los últimos años, en parte por la acción del Tribunal Supremo, dominado por los conservadores.

La comunidad negra en Estados Unidos no tiene un líder. Al Sharpton, el organizador de esta marcha, es un oportunista de primera división sobre el que pesa una cascada de acusaciones de corrupción a lo largo de su carrera pública, que incluye un rocambolesco intento de lograr la nominación del Partido Demócrata a la presidencia en 2004.

Sharpton está marchando en la primera línea de la protesta, acompañado por los padres de las víctimas negras más sonadas del racismo blanco en los últimos años: la madre de Tamir Rice, el niño de 12 años muerto a tiros por la policía de la ciudad de Cleveland, en Ohio; la viuda y la esposa de Garner; los padres de Michael Brown, muerto a tiros en un enfrentamiento con la policía en la ciudad de Ferguson; y los padres de Trayvon Martin, muerto a los 17 años en un enfrentamiento con un hombre blanco en extrañas circunstancias en Florida.

La marcha es bastante multirracial, como cabría esperar en una ciudad muy ‘progre’, como es Washington. Faltan, sin embargo, grandes segmentos de la población de Estados Unidos. Entre ellos, los que siempre son olvidados: los inmigrantes. Washington es la ciudad del mundo, fuera de África, con mayor número de etíopes. Sin embargo, en la marcha, hasta ahora brillan por su ausencia, tal vez porque esa comunidad se sienta marginada por blancos y negros a partes iguales. Tampoco hay apenas hispanos, A pesar de que esa comunidad es la minoría étnica más grande de Estados Unidos.

 Fuente: El Mundo.es

Comenta

Noticias relacionadas

Demanda Pablo Lyle al estado de Florida

martes 18 de febrero de 2020

Accesibilidad