RESPIRando: ¿Esperando en la fila de la gasolina? Mantén la calma con yoga

Las voces de la gasolina

 

A finales de diciembre comenzaron a registrarse casos de desabasto de combustible en el país. La ciudad de Morelia fue uno de los primeros puntos. 

Poco a poco, el problema se ha extendido a otros estados. Esta semana comenzó con otras entidades afectadas, como el Estado de México, Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Tamaulipas y Aguascalientes.

“Nos están vendiendo nada más de a 20 litros por persona. Pasé cinco horas formado en diversas gasolineras para poder llevar combustible al trabajo y llenar el generador que nos da electricidad en la oficina de la obra donde trabajo”, comentó Jesús, quien radica en Texcoco. 

“Están dando hasta en 800 pesos 20 litros de gasolina. (…) Además, el movimiento económico del Bajío, donde más de 300 empresas nacionales y extrajeras se sitúan, está por paralizarse ya que el sistema de transporte es insuficiente”, afirmó Sofía, habitante de León.

Fue hasta la tarde – noche del martes cuando en la Ciudad de México empezaron a verse largas filas de autos en diversas gasolineras. 

Para el miércoles, en un recorrido por las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Iztacalco, Gustavo A. Madero y Venustiano Carranza, se observaron estaciones de combustible cerradas o muy pocas abiertas, pero con filas de autos a lo largo de cinco calles o más.

“Ya no traía gasolina. Yo vivo en Ecatepec, pero trabajo aquí en la Ciudad de México. Hice como 45 minutos de fila y eso que me metí. (…) Si no cargo aquí no llego a mi casa. Allá ya no hay”, señaló Irene. 

Daniel, con evidente molestia en sus palabras, tardó más de una hora en cargar combustible en la gasolinera que está a dos cuadras de su casa. Nunca le había ocurrido algo así. 

“Ya me había desesperado porque la fila no avanzaba y un despachador empezó a decirnos que a ver si alcanzábamos porque nada más había 500 litros y no había para todos”.

Hasta ahora se reporta desabasto en 11 entidades. 

 

¿Por qué hay desabasto de combustible?

Datos oficiales indican que el robo de combustible, conocido como huachicol, le provoca al estado pérdidas de 60 mil millones de pesos al año. 

Ante este problema, que data de décadas, el gobierno federal inició una estrategia que consiste en el cierre de las válvulas de al menos cuatro de los 13 oleoductos de Petróleos Mexicanos (Pemex). 

Con ello, afirma, se evita que los huachicoleros sigan robando gasolina de los ductos de Pemex, pero al mismo tiempo se ha interrumpido el suministro a los estados. 

Ahora la distribución es a través de pipas, mismas que han sido insuficientes para cubrir la demanda.

El gobierno federal asegura que el plan ha comenzado a dar resultado, pues que se ha registrado una disminución en el robo de combustible. Asimismo, ha pedido la comprensión y el apoyo de la ciudadanía.

 

Filas de enojo y frustración

En centros de trabajo, casas, plazas comerciales, restaurantes… la pregunta del momento: ¿cuánto te tardaste en la gasolinera?

Daniel tiene dos coches. Uno tiene la reserva de gasolina y asegura que solo le alcanza para llegar a una estación. No lo moverá hasta que tenga certeza de llegar a una gasolinera. 

“Le voy a tener que quitar el otro coche a mi esposa para hacer mis cosas. Todo el día hago trayectos largos y estoy en friega de un lugar a otro. Me afectaría mucho quedarme sin coche”.

Comenta que la situación ha empezado a estresarle. 

“Todo el día estuve pensando en cómo le voy a hacer. Desde ayer me empecé a estresar. Estuve de malas y por más que me quise formar en una, no encontré abierta ninguna en mi ruta. (…) Es frustrante”. 

 

Enojo, antesala de la violencia

Todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida el enojo. Justo ahora, es un sentimiento que millones de personas dicen experimentar producto del desabasto de gasolina. 

Según los expertos, es una emoción normal. Pero… ¡cuidado! Advierten que se vuelve destructiva cuando se pierde el control de ella, lo que puede ocasionar problemas en el trabajo, en las relaciones personales y en la calidad de vida. 

El enojo varía de intensidad según la persona y las circunstancias:

  • Va desde una irritación hasta la ira,
  • Está acompañado de cambios psicológicos y biológicos, 
  • Aumenta la frecuencia cardíaca,
  • Incrementa la presión arterial,
  • Eleva el nivel de hormonas de energía, adrenalina y noradrenalina.

Los expertos explican que una persona enojada responde de manera agresiva por instinto, pues es una respuesta natural al sentirse amenazada o atacada. 

Por ende, puede causar daño a otras personas, hacia algún objeto y, principalmente, a uno mismo. 

Yoga contra el enojo

Según el yoga, el enojo es una emoción que bloquea e impide el flujo energético en nuestro cuerpo. A la larga esto genera resentimiento, aislamiento de nuestro entorno, frustración y odio, que pueden ser precursores de enfermedades físicas. 

¿Vale la pena enfermarse o pasar un mal día por hacer la fila para cargar gasolina? Yo creo que no, nada es más importante que tu salud. 

Si eres una de las personas que está padeciendo el desabasto de gasolina, mientras esperas tu turno en el coche puedes seguir estos consejos: 

1.- Sólo estate ahí, al menos cinco minutos. Deja que pase lo que sea en tu cuerpo, respiración y mente. Nada controles y solo observa. Conoce tu cuerpo, contémplate en el momento. Disfruta del presente. Quizá descubras algo que no sabías de ti. 

2.- Piensa en alguien que amas. Mantén ese sentimiento el mayor tiempo posible. Es un momento solo para ti. Disfrútalo. 

3.- Exhala tus preocupaciones. La exhalación es una forma de desechar las toxinas de las células en forma de dióxido de carbono y libera las aflicciones. Por ejemplo: deja que entre una inhalación lenta, larga y profunda y mantenla por unos segundos. Luego exhala con toda presión. Repite esto tres veces y notarás un cambio. 

Nadie está exento de enojarse, pero tú decides cómo vivirlo.

 

Namasté.

 

 

 

Redacción 

Noticias relacionadas

Anuncian secuela de Bird Box

martes 19 de marzo de 2019

Accesibilidad