RESPIRando: mejora el funcionamiento de tus riñones con yoga

Signos de atención

¿Con qué frecuencia escuchas y atiendes a tu cuerpo?

No me dejarás mentir, pero es muy común que al sentir una molestia tomemos una “pastillita” o cualquier remedio casero, y ya que pasa el dolor ignoramos las señales que sabiamente manifestó el organismo, para avisar sobre un padecimiento. 

 En lugar de examinarnos, de atender el origen del malestar, hacemos todo lo contrario. Lo dejamos, lo dejamos y lo dejamos hasta que hay consecuencias.   

¿Miento?

Voy a enumerar una serie de signos para que prestes atención y verifiques si es tu caso.  

1.- Orinar con mayor frecuencia. Por ejemplo: levantarte en la noche a orinar (nocturia) o hacerlo más veces y en mayor o menor cantidad de lo normal.  

2.- Cambios en el aspecto de la orina. Puede ser un color más claro o hay presencia de sangre.  

3.- Retención de líquidos. Esto genera mayor hinchazón de piernas, tobillos, pies, cara y manos. 

4.- Cansancio y fatiga. Se genera por la retención de líquidos.  

5.- Anemia. En algunos casos se presenta debido a un fallo renal.  

6.- Picor en la piel. Es provocado por la retención de tóxicos que pueden depositarse en la piel. 

7.- Sabor metálico en la boca y olor a amoníaco en el aliento. Esto se debe a la acumulación de la urea en la saliva.  

8.- Náuseas, vómitos, pérdida del apetito o de peso.  

9.- Dolor en el pecho. Si se acumula líquido en el revestimiento del corazón.  

10.- Falta de aire. Si se acumula líquido en los pulmones.  

11.- Aumento en la tensión arterial. Lo que podría generar hipertensión.  

¿Alguna coincidencia? 

Bueno, pues estos son síntomas de una enfermedad renal.

 

¿Cuidas tus riñones?

Si no lo haces, deberías considerarlo.  

Seguramente lo sabes, pero te recuerdo que entre las principales funciones de los riñones está la filtración, en forma de orina, de los excesos de agua y toxinas que se generan en el organismo.  

Cada uno contiene un millón de diminutas estructuras que se llaman nefrones, que son los encargados de filtrar los desechos y el exceso de agua de la sangre, lo que se vuelve orina.  

La enfermedad renal ataca justo a los nefrones, lo que hace que los riñones dejen de eliminar desechos y se retengan en el organismo, haciendo que tóxicos como la urea y la creatinina se acumulen en la sangre.  

Asimismo, tener riñones enfermos aumenta las posibilidades de sufrir infartos de miocardio y accidentes cerebro vasculares, debido a que la permanece sucia por exceso de colesterol o de cualquier otro tipo de sedimentos que no fueron drenados a través de la orina. 

Según los expertos, los factores de riesgo son: 

  • Diabetes,
  • Presión arterial alta,
  • Enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos (cardiovasculares),
  • Fumar,
  • Obesidad,
  • Antecedentes familiares de enfermedad renal,
  • Anomalía en la estructura renal,
  • Edad adulta avanzada. 

Lo alarmante es que muchos suelen darse cuenta del padecimiento hasta que está muy avanzado y los únicos caminos que les queda para tratarse son la diálisis o un trasplante de riñón. 

 

850 millones con enfermedad renal

Se estima que en el mundo hay 850 millones de personas con enfermedad renal crónica. Para 2040 podría ser la quinta causa más común de años de vida perdidos.  

En México, hay 80 mil.  

Datos del Inegi indican que tan solo en 2018, la enfermedad renal crónica fue la décima causa de muerte, lo que costó la vida de alrededor de 13 mil 800 personas. Y cada año el número de nuevos casos aumenta considerablemente. 

Es en este contexto en el que hoy, 12 de marzo, se conmemora el Día Mundial de Riñón; fecha para crear conciencia sobre la importancia de un diagnóstico precoz.

Los médicos señalan que para reducir el riesgo de padecer enfermedad renal, se debe:  

  • Seguir las instrucciones sobre el consumo de medicamentos de venta libre. Como los analgésicos, y es que tomar demasiados puede ocasionar daños en el riñón.
  • Mantener un peso saludable. Si tienes un peso saludable, debe mantenerse con actividad física la mayor parte de la semana. Si necesitas perder peso, habla con tu médico sobre las estrategias para lograrlo.
  • No fumar. Fumar puede dañar los riñones y empeorar el daño renal existente.
  • Controlar enfermedades de riesgo con ayuda de un médico. Si tienes afecciones que aumentan el riesgo de una enfermedad renal, evalúa con tu médico las maneras de controlarlas.

 

Riñones saludables con yoga

Quienes practican esta disciplina afirman que algunas posturas permiten al sistema renal permanecer sano y en óptimas condiciones, así como prevenir que la vejiga se deteriore y que el sistema urinario funcione adecuadamente.

Para los riñones se recomiendan las posturas invertidas, a fin de que estos órganos se mantengan flexibles.

Deberías consentir más a tus riñones, ¿no crees? En este video de YouTube encontrarás una sencilla clase para mejorar su funcionamiento.


Namasté. 

  

Redacción / Con información de cuidateplus.marca.com y mayoclinic.org / Video: YouTube / LibertadDigital

Noticias relacionadas

Falleció el actor Roberto López Miranda

sábado 28 de noviembre de 2020

Accesibilidad