Rutas de transporte entre CDMX y Estado de México, de riesgo mortal


Ciudad de México.- Entre las 50 rutas de transporte público que interconectan al Estado y Ciudad de México y que están consideradas de alto riesgo para los usuarios por el frecuente número de robos y asesinatos que se cometen a bordo de las unidades, destacan algunos casos. Surge, en estos derroteros, el fenómeno de la justicia por propia mano de los pasajeros.

En una de las rutas más largas, la que va del Metro Cuatro Caminos, en Naucalpan, hasta el municipio de Huehuetoca, operadores narran que ante el surgimiento de los “justicieros anónimos” (quienes espontáneamente se defienden de los atracos en curso) los delincuentes han optado por utilizar a menores de edad como escudos ante un posible tirador y amenazan a los pasajeros con matarlos si no entregan sus pertenencias. Aunque son casos aislados, existe el riesgo de que esta práctica sea recurrente, dicen los propios operadores.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad Pública de 2017, el fenómeno de inseguridad es causado por bandas delictivas que tienen su presencia en ambas entidades.

20 MUERTOS

La madrugada del 31 de octubre de 2016, cuatro hombres intentaron asaltar un autobús foráneo en la carretera México-Toluca, a la altura de La Marquesa. Allí, uno de los pasajeros sacó un arma y disparó contra los presuntos ladrones. Los cuerpos sin vida quedaron en el asfalto. El hecho provocó tal conmoción, que la sociedad lo apodó como El justiciero de La Marquesa”.

Desde allí, el mote de “justicieros” ha permeado al transporte público. De acuerdo con cifras de la  Secretaría de Seguridad Pública del Estado de México, entre 2016 y 2017 ocurrieron por lo menos 19 casos de pasajeros que asesinaron a presuntos delincuentes a bordo del transporte público, sobre todo en el Valle de México, Toluca y Almoloya de Juárez, además de 30 intentos de linchamiento en diferentes municipios, prácticamente la mitad de los 63 que se registraron en 2015 por diferentes motivos.

Hasta hoy no hay ningún “justiciero” detenido por las autoridades estatales; la Fiscalía General de Justicia ignora su paradero o señas particulares, aunque en algunos casos como el de La Marquesa, la presunción es que se trate de un elemento de alguna corporación policiaca o militar, debido al tipo de arma empleada.

ESTE AÑO

En el presente año, el 8 de marzo, las autoridades reportaron el asesinato de dos hombres por arma de fuego, los cuales al parecer previamente habían asaltado una unidad del transporte público de pasajeros, esto sobre la autopista México-Pachuca, a la altura del municipio de Tecámac.

Los hechos sucedieron cerca del fraccionamiento Ojo de Agua, donde dos individuos que venían asaltando a los usuarios de un autobús de la empresa de transporte Tizayuca, fueron victimados por un pasajero.

Los cuerpos sin vida de los presuntos asaltantes quedaron en la zona de acotamiento de la autopista a la altura del kilómetro 29, en dirección a Ciudad de México.

Según testimonios recogidos por la policía, a los delincuentes se les obligó a hincarse y en esa posición recibieron sendos disparos. El presunto justiciero escapó del lugar.

Más tarde se presentaron elementos de Policía Federal y peritos de la Fiscalía General de Justicia de la entidad, en tanto los cuerpos fueron llevados a las instalaciones del Servicio Médico Forense de Ecatepec para practicarles la necropsia de rigor, iniciándose la carpeta de investigación correspondiente.

BLANCOS DE ATAQUES

La Secretaría de Seguridad del Estado de México señala que los constantes asaltos en el transporte público se concentran fundamentalmente en Ecatepec, en la Vía Morelos, a la altura de la colonia Santa Clara, en la avenida Carlos Hank González, a la altura del río de Los Remedios, y en la colonia El Chamizal. Además en la avenida Lechería-Texcoco, a la altura de la autopista de peaje Circuito Exterior Mexiquense, en la primera sección de la colonia Héroes, también en Ecatepec.

Del lado de Ciudad de México, esta incidencia criminal afecta a las delegaciones Cuajimalpa, Miguel Hidalgo, Venustiano Carranza, Tláhuac y Gustavo A. Madero, primordialmente.

Otra de las vías más transitadas por unidades de transporte público, donde el miedo es una constante entre los pasajeros, es el bulevar Manuel Ávila Camacho (Periférico) que interconecta a ambas entidades y cruza por los municipios de Naucalpan, Tlalnepantla, Tultitlán y Cuautitlán Izcalli, hasta entroncarse con la autopista México-Querétaro.

En el oriente del estado, la carretera México-Puebla y en Nezahualcóyotl.

Otro punto rojo es el puente de Santiaguito, en Tlalnepantla; la avenida Acueducto-Tenayuca y avenida Las Armas, advirtieron autoridades mexiquenses.

Con información de Milenio.

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Paralizan ejidatarios la México-Puebla

lunes 18 de junio de 2018

Accesibilidad