Se encuentra Hollywood en cuarentena

Estados Unidos.- Mientras que la industria del espectáculo ha sido cerrada, varios artistas se han unido para realizar diversas actividades desde casa, como son los casos de enviar mensajes esperanzadores, clases e incluso ventas.

Lugares como el Paseo de Hollywood, el Teatro Dolby y el Teatro Chino son algunos de los atractivos turísticos que ahoran lucen abandonados, tras las indicaciones de permanecer en cuarentena en casa para evitar que se extienda el número de contagiados por el COVID-19.

La primera señal en Hollywood se dio con el anuncio de Tom Hanks, quien admitía que había contraído el coronavirus, junto con su esposa Rita Wilson, mientras se encontraba en Australia trabajando en una película sobre Elvis Presley. Tuvo un final feliz y ya se encuentra recuperado en su casa en Los Ángeles.

El distanciamiento social fue multiplicándose también entre los famosos como un virus positivo que contagió el entusiasmo por seguir entreteniendo a la gente que se quedaba en sus casas.

Matthew McConaughey pidió evitar el pánico, “tomemos las precauciones necesarias, para cuidarnos mucho más que antes, porque hoy dependemos más que nunca de los otros. El coronavirus es un enemigo que vamos a vencer entre todos”.

Miley Cyrus se tomó la cuarentena en serio, apareciendo todos los días en vivo por internet con su show Bright Minded. Ha tenido como invitadas a Demi Lovato y Amy Schumer. “Es la mejor forma de no prestarle la atención a lo negativo. Sólo quiero traer luz a un momento muy oscuro”.

Inspirada por un trompetista de Italia que había salido al balcón a cantar el tema Imagine de John Lennon, Gal Gadot cantó el tema con alguna modificación a la letra: “Imagina que no hay paraíso, es fácil si lo intentas. Sin infierno debajo de nosotros, con el cielo sólo arriba. Imagina a la gente viviendo por el hoy”, sumando en el coro a Mark Ruffalo, Natalie Portman, Amy Adams, Will Ferrell, Sia y Cara Delevingne.

Y para otra generación, Neil Diamond hizo lo suyo modificando la letra de una de sus canciones más populares para insistir que nos lavemos las manos, al compás de la música de Sweet Caroline.

Kylie Jenner con 166 millones de seguidores fue una de las primeras en salir desde su cuenta de Instagram con el mensaje “El coronavirus es real. Por favor, quédense adentro, practiquen la distancia social y la cuarentena”, dijo.

Hilary Duff fue un poco menos amable desde Instagram: “A todos los jóvenes milenios que siguen saliendo de fiesta, váyanse a casa. Paren de matar más gente, por favor”.

Uno de los actores de la serie Hawaii 5-0 y Lost, Daniel Dae Kim, confesó que contrajo el virus y se dirigió al mismo público: “Para quienes no creen que esto no es nada serio, por favor, sepan que sí lo es”. Nacido en Corea del Sur, fue uno de los que denunció la pandemia como una excusa para el racismo de aquellos que culpan a todos los asiáticos por la enfermedad.

Tampoco faltan las estrellas que aprovechan el tiempo libre al máximo. Michael Douglas cumplió en darle clases de natación a Catherine Zeta Jones para disfrutar juntos la cuarentena.

Gwyneth Paltrow decidió cocinar con sus propias manos las recetas vegetarianas que ella misma recomienda en su sitio.

Halle Berry compartió por internet la rutina diaria personal de cuatro pasos que ella misma hace todos los días.

Jessica Alba es una de las más beneficiadas, porque con su sitio honest.com está agotando las ventas de los artículos de limpieza antialérgicos que ofrece con ingredientes naturales derivados de vegetales.

En televisión, los programas de Hollywood empezaron a entrevistar estrellas por videoconferencias, para invitar al estudio sólo a los médicos que pudieran dar mejores recomendaciones de los diferentes cuidados. Muchos periodistas de TV siguen reportando desde sus casas, para mantener la distancia, como las personas que anuncian el pronóstico del tiempo que improvisaron su propio estudio de TV.

Adam Lambert, de American Idol que había reemplazado a Freddy Mercury en la última gira del grupo Queen, tuvo que promocionar el nuevo álbum Velvet, desde su casa, en teleconferencia con diferentes medios, recomendando las nuevas canciones. Algo que han replicado muchos cantantes a lo largo del mundo.

El mundo del cine sigue el mismo camino, porque al estar totalmente cerradas las salas con pantalla grande, los estudios están programando proyectar las nuevas producciones para verlas desde casa On Demand.

El mejor ejemplo es el nuevo héroe de Bloodshot, Vin Diesel, quien fue de los últimos en dar entrevistas en vivo antes de la cuarentena. Pero existía el pedido expreso de no estrecharle la mano ni pedir las clásicas fotos selfies, para mantenerlo protegido de cualquier contagio.

La historia del cine también tiene algo que ver con la realidad, al personificar un hombre asesinado que resucita como un superhéroe, con otro estilo de virus que corre por su sangre como un ejército que, además de hacerlo más fuerte, lo cura instantáneamente.

“Es un momento en que el mundo entero tiene que unirse. El contagio del coronavirus es una buena forma de darnos cuenta que todos pertenecemos a un solo planeta”, comentó Vin Diesel.

El estreno programado para el 24 de marzo se cambió por una edición digital que desde casa se consigue por un poco más del precio de una entrada de cine, a 19.99 dólares.

Pixar, por su parte, siguió un ejemplo parecido, con la sorpresa de ofrecer la versión digital del último estreno Onward, apenas dos semanas después de que llegara a las salas de forma comercial, como la única forma de poder recuperar el costo de producción de 50 millones de dólares.

Las más grandes producciones millonarias no pueden darse el mismo lujo y el episodio final de James Bond con Daniel Craig, tuvo que reprogramar el estreno de abril para noviembre, aclarando que el título No Hay Tiempo Para Morir o No Time To Die nada tiene que ver con el coronavirus, mientras la versión en vivo de Mulan que estaba programada para el 27 de marzo se canceló y Disney ni siquiera le puso otra fecha de estreno, igual que la superproducción de Marvel, Black Widow, que estaba programada para estrenarse el 1 de mayo.

Eso sí: ante la falta de trabajo, el sindicato de diseñadores de vestuario de Hollywood se propuso hacer una buena al convocar a los miembros para coser los cubrebocas que tanto se necesitan en los hospitales.

Como una forma de mantener a la gente en cuarentena, Kevin Bacon también fue el primero en desafiar a sus amigos famosos para inspirar buenos ejemplos, contando por quien se queda en casa.

Así fue como David Beckham posteó una foto suya en Instagram con el hashtag #MeQuedoEnCasa “por Victoria Beckham y mis hijos”.

Demi Lovato siguió los pasos “Por mis vecinos, por mis padres, por mi salud. Pasan demasiadas cosas en nuestro mundo hoy, pero si hay algo que importa es contagiar amor”.

Las hermanas Dakota y Elle Fanning hicieron lo suyo, empezando con la menor Elle y la recomendación “los contagiados saludables pueden generar más peligro causando más muertes a los más vulnerables: la gente mayor de 65 años y gente con otras condiciones menores. Yo me quedo en casa por mi abuela, Mary Jane”.

Dakota la siguió enseguida diciendo: “Me quedo en casa por la mejor amiga de mi mamá, Ang, sobreviviente de un trasplante de riñón!” sugiriendo: “hagan lo suyo y quédense en casa para proteger a los más vulnerables. Y para quienes no pueden y están salvando vidas y dan servicio de apoyo, gracias”.

Mientras tanto, Nicole Kidman se quedaba en casa como la única espectadora en vivo del recital que el esposo Keith Urban ofreció en vivo, por internet, con su propio mensaje “Amo cantar y bailar con él. Y pueden verlo cantar en su página de internet”.

La nueva tecnología hoy además nos permite seguir disfrutando al cine desde casa, en cuarentena, gracias a las distintas plataformas de streaming como Amazon, Netflix, Hulu y los más nuevos Apple TV y hasta Disney+ que incluso aprovechó el momento para adelantar el estreno digital en streaming gratis de Frozen 2.

Por su lado Warner Bros preparaba el lanzamiento del nuevo servicio HBO Max, para mayo, con el estreno de un programa especial de Friends que pensaban grabar esta misma semana reuniendo de nuevo a los famosos amigos Jennifer Aniston, Courteney Cox, Matthew Perry, Lisa Kudrow, Matt LeBlanc y David Schwimmer. Pero con la cuarentena, la reunión fue cancelada y tampoco tiene fecha reprogramada, todavía.

Netflix también había ordenado parar todas sus producciones, mientras agregaba a la programación las películas de Hollywood tan parecidas a la pandemia del coronavirus como Outbreak, con Dustin Hoffman, y diferentes versiones de Resident Evil, con Milla Jovovich, como el mejor adelanto de la serie propia que estrenan el año próximo.

Pero Netflix también dio un paso adelante el mismo día que se declaró la cuarentena en Los Ángeles, ofreciendo donar 100 millones de dólares a beneficio de la comunidad de creativos que están afrontando problemas económicos por la enfermedad o la falta de trabajo.

Sólo los servicios esenciales están permitidos. Desde los más obvios médicos y de los hospitales, hasta los de las estaciones de gasolina y supermercados. Los restaurantes pueden seguir funcionando solamente con servicio a domicilio. Y lamentablemente para los más famosos, están totalmente prohibidos los menos necesarios masajes o el bronceado artificial además de la aplicación de bótox y los clásicos salones de belleza, con el más obvio presagio: para cuando termine la cuarentena, vamos a ver cómo realmente se ven los más famosos de Hollywood.

Con información de Excélsior.

Noticias relacionadas

Luego de cinco días Interjet retoma operaciones

jueves 3 de diciembre de 2020

Accesibilidad