Foto: AP

Seahawks vuelve a la normalidad; recobra el éxito

Bristol.- La última gota pudo ser el iPad. Pete Carroll, ataviado de pies a cabeza en azul color Seahawks, llevaba tres horas parado en vientos de 10°, implorando y rogando pero nada funcionaba. Y ahora, el endemoniado iPad tampoco. Quizá era para lo mejor. Carroll no pudo analizar video sobre lo sucedido. Se sentó un autobús con su almuerzo tardío mientras los Seahawks se movían lentamente a través del panorama marrón hacia el Aeropuerto Internacional de Kansas City.

De acuerdo con ESPN, su equipo acababa de perder otro partido que no debía, cayendo 24-20 ante los Chiefs, siendo detenido tres veces en cuarta oportunidad en el último periodo, y los obituarios de la temporada del 2014 ya se redactaban en el palco incluso antes que el club dejara el estadio. Aquí yacen los campeones defensores del Super Bowl, 6-4 y tres juegos detrás de Arizona en la NFC Oeste con la dureza del calendario aún pendiente. Aquí yacen los jóvenes talentosos y alguna vez presumidos.

Si Carroll hubiese tenido una burbuja sobre su cabeza, quizá podía leerse «rayos» o «esto apesta» y eso, por sí solo, sería sorprendente. Carroll es una mezcla entre Tony Robbins y Pollyanna; nunca tiene un mal día. Pero los Seahawks estaban batallando y parecían agotados por la controversia, desde el canje a Percy Harvin hasta los reportes de vestidor fragmentado. En unos días, un simple ensayo podía convertirse en un colapso por algo tan sencillo como unos girasoles.

Los críticos afirman que eso sucede cuando un equipo es joven y no está acostumbrado a lidiar con los gajes del éxito. Durante dos años, eran ellos contra el mundo. Después, llegaron a la cima, y ya no quedaron insultos ni munición para alimentar su duelo fraternal. Por supuesto que estaban destinados al fracaso.

Al final de otro autobús, los backs defensivos Richard Sherman y Earl Thomas se sentaban en silencio, analizando qué salió mal contra Kansas City. Se han sentado juntos en los mismos lugares desde hace casi tres años ya. Su conversación terminó y Sherman hizo lo mismo que todos los partidos. Se colocó los audífonos, cerró los ojos y escuchó «Candy Rain», un ritmo viejo y lento que lo relaja.

Era el 16 de noviembre y su temporada parecía concluida.

Su temporada apenas comenzaba.

Los Seahawks no volvieron a perder tras el miserable día en Kansas City, acumulando seis victorias consecutivas para asegurar su tercer viaje a la postemporada de forma consecutiva. Son el primer sembrado de la NFC, han permitido apenas 39 puntos en esos seis juegos y, mientras se preparan para recibir a los Carolina Panthers el sábado en la Ronda Divisional, se ven tan dominantes como el año pasado.

Fuente: ESPN

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad