Técnico de sillón

Técnico de sillón

Hola, como lo dictan las normas sociales, me presento antes de escribirles por primera vez: soy Raúl, un mexicano en los finales de los veintes y principios de los treintas (de edad, no de época) que gusta como cualquier mexicano promedio del futbol. Desde hoy les hablaré no como experto, sino como un chavo mexicano que se ilusiona con su equipo, con su selección, con el juego limpio y bonito pero sin olvidar el factor social pues el futbol verdaderamente mueve montañas y si no acuérdense del estadio Municipal de Braga de la Euro Portugal 2004 (Se vale “googlear”). Desde hoy les habla: Aficionado Promedio.

En estos días el señor Fernando Cerrilla, secretario General de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), compartió a medios de comunicación que según información de la FIFA, México llevará aproximadamente a 40 mil aficionados al mundial, lo cual nos proyecta como el país con la mayor presencia en Brasil 2014.

Dándome una vuelta por redes sociales y platicando con amigos que se van, me di cuenta que sí, en realidad existe una fiebre particular por esta copa y quisiera desenmarañar aquí algunos de los “argumentos”, para algunos fuertes, para otros no, que hacen de éste uno de los mundiales más importantes para los mexicanos:

“Es que el mundial va a ser en el país que lo tiene todo para que sea una copa inolvidable: Carnaval, mujeres y pues… ¡Es BRASIL jugando en BRASIL!”.
“Es que ya tengo (cualquier edad entre los 25 y los 30 y pocos) y es mi última oportunidad para ir joven, soltero y sin compromisos”.
“Es que de luna de miel convencí a mi esposa de ir al mundial”.
“El próximo mundial es en Rusia y después en Qatar, imposible, carísimo, inalcanzable. Aparte los rusos son de hueva y en Qatar están viendo si van a vender alcohol o no”.
“Destapé, rasqué, ingresé mis códigos, me bajé hasta los calzones, en la promoción de (la marca que sea) y me gané el viaje”

Y sí, muchachos, parece que todo está puesto para que sea una copa con mucha fiesta, en dónde sobra decir que los brasileños saben como hacerlas, no por nada tienen al carnaval más grande del mundo en la ciudad de Río de Janeiro. Pero recuerden que este no es pretexto para caer en los excesos.

Del lado deportivo se trata, ni más ni menos del pentacampeón del mundo, el país más ganador de todos los tiempos jugando de local. Por lógica es el favorito a ganar aunque no tenga la mejor selección del certamen hombre por hombre.

Así se los pague papá y mamá o vendan hasta el coche, creo que, a diferencia de Sudáfrica, en esta ocasión se tiene la percepción de que por ser en el mismo continente es más alcanzable, sin embargo, los precios están desde los 7 mil dólares, con avión, hospedaje y un solo boleto para un partido, es decir casi 100 mil pesos calculando más o menos las comidas ¿Será que este espejismo logró romper más que el cochinito para algunos?

Aunque no lo crean conozco a quién lo logró y mató dos pájaros de un tiro.

¿Es el deporte, la fiesta o el dinero?

Sólo como reflexión, debemos entender también que además de la fiesta, podemos presenciar historia pura, independientemente de los precios o las oportunidades. Para los que amamos este deporte sería un orgullo decir: “Yo vi jugar a Messi, a Cristiano y a Neymar”.

Si tienes la oportunidad aprovéchala en toda la extensión de la palabra. Además, es como si en tu boda te pones la borrachera de tu vida y no te acuerdas ni de cómo se veía tu pareja, o algo así.

Como una simple apreciación personal, creo que es el mundial en donde las marcas han regalado más viajes en la historia de las promociones. ¿No les da esa impresión por lo menos? Pensándolo bien incluso hay algunas (no diremos nombres) que así lo dicen en su publicidad.

En resumen, por dónde lo veamos, Brasil 2014 va a involucrar de alguna manera a todos y aunque alguna parte de la población más privilegiada tendrá acceso al viaje, también creo que hay futboleros que les llevó años de ahorro y privaciones de placeres pequeños como ir a un restaurant o viajar aunque sea a un balneario. Por otro lado, las marcas han hecho una labor importante para llevar parte de esos 40 mil mexicanos con todas las promociones que no hemos parado de ver por todos los medios existentes.

Pensando en que somos más de 110 millones de mexicanos, tal vez la idea de que 40 mil de los nuestros se vayan no parece tan descabellada pero cabe reflexionar el por qué la vida en este país no da para que más puedan tomar la decisión sin temor alguno de irse al mundial. Por que de que el mexicano trabaja ¡trabaja! ¿Serán las oportunidades?

Cuéntenos si se identifican con estas historias, si han escuchado otras por ahí o qué estarían dispuestos a hacer ustedes por asistir al Mundial Brasil 2014.

¡Abrazo de gol para todos!

Imagen: Radio Fórmula

Noticias relacionadas

Pierde México su primer amistoso contra Argentina

sábado 17 de noviembre de 2018

Accesibilidad