Fiscales aseguran que hay más pruebas contra García Luna: rechazan libertad bajo fianza

Estados Unidos.- Se prevé que Robert M. Levy, magistrado norteamericano, opte por acceder o negar la petición de libertad bajo fianza que fue propuesta por el abogado de García Luna, César de Castro.

El gobierno de Estados Unidos rebatió la madrugada del jueves los argumentos del ex secretario de Seguridad Pública mexicano Genaro García Luna para salir en libertad bajo fianza mientras espera juicio en Estados Unidos por tres delitos de narcotráfico y uno de falsedad de declaración, asegurando que hay riesgo de fuga, que sigue teniendo “lazos significativos” con el Cártel de Sinaloa y que el valor de sus bienes inmuebles, adquiridos a través de empresas fantasma e intermediarios, es muy superior a lo que declaró.

A las 10:00 am, hora de la Ciudad de México, está previsto que el magistrado estadounidense Robert M. Levy decida si accede o no a la petición de libertad bajo anza propuesta por el abogado de ocio de García Luna, César de Castro, de un millón de dólares y supervisión de movimiento mientras inicia un juicio que podría sentenciarlo a entre diez años de cárcel y cadena perpetua.

El pasado martes, De Castro envió a la corte una extensa carta solicitando esas condiciones de libertad argumentando razones por las cuales no hay riesgo de fuga.

Una explicación que no convenció a la fiscalía, que en su misiva publicada la madrugada del jueves avanzaba la consideración de que las condiciones eran “penosamente inadecuadas” y presionaba para la detención hasta el juicio porque “la evidencia de los crímenes del acusado es significativa”.

En la carta, el gobierno de Estados Unidos desmontó una tras otra las justificaciones presentadas por la defensa. Según su argumento, García Luna tiene razones y capacidad para huir “y tiene muchos incentivos para hacerlo”, contrariamente a lo argumentado por el abogado defensor, porque así se aseguraría “que no pasa el resto de su vida en la cárcel”, como podría suceder de ser declarado culpable.

Que no se fugara cuando el caso salió a la luz durante el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, momento en el que García Luna “continuaba con su actividad criminal”, no significa para el gobierno que no haya riesgo de fuga sino que “refleja la creencia por años que podía realizar actividad criminal con impunidad y sin consecuencias”.

“Tal descaro y arrogancia no deberían redundar en su beneficio”, sentenció el gobierno, recordando los “lazos significativos del acusado” con el Cártel de Sinaloa.

En noviembre de 2018, en uno de los primeros testimonios cooperantes que testificaron contra “El Chapo”, Jesús “Rey” Zambada, hermano de Ismael “Mayo” Zambada y líder del cártel, aseguró que sobornó a García Luna en dos ocasiones, entre 2005 y 2007, con maletas con entre 3 y 5 millones de dólares cada una.

“El acusado argumenta que es increíble que pudiera reunirse con Rey Zambada públicamente en un restaurante. Al contrario: el gobierno espera introducir pruebas en el juicio, incluyendo múltiples testigos, estableciendo que, como parte de una práctica habitual, el cártel de Sinaloa insistió en encuentros cara a cara con funcionarios corruptos para ciertos pagos de sobornos […]. Muchas veces, los encuentros se realizaban en áreas privadas de restaurantes”, resume la misiva del gobierno.

Sobre la fianza de un millón de dólares, asegurada por diferentes garantes y un patrimonio en bienes inmuebles por 1.2 millones -que será sujeto a una petición de confiscación “multimillonaria”-, la fiscalía apuntó que dos de los garantes han negado querer asegurar el dinero y el tercero no tiene la capacidad adquisitiva suficiente para hacer frente al monto.

En su carta de la madrugada del jueves, el gobierno de Estados Unidos apuntó nuevos aspectos de la investigación y preparación que están haciendo para el juicio contra el ex secretario de Seguridad del gobierno de Felipe Calderón. “La fortaleza de las evidencia en este caso […] es significativa. Además, la fuerza del caso del gobierno solo se ha incrementado desde la última comunicación, ya que el gobierno ha identificado testigos adicionales que testificarán en un juicio que el acusado acordó asistir al Cártel de Sinaloa a cambio de millones de dólares en sobornos”.

Entre estos testigos estarían “miembros de alto rango” del cártel sinaloense, que corroborarían unos sobornos de los cuales también hay pruebas financieras.

Según la fiscalía estadounidense, García Luna todavía tiene contactos con “funcionarios corruptos del gobierno de México y miembros del Cártel de Sinaloa” que le protegerían al huir a México e, incluso, le ayudarían a viajar a un tercer país con el que EU no tengan tratado de extradición.

Además de contradecir el valor de los bienes de García Luna son, en realidad, de casi 4 millones de dólares, la fiscalía de la Unión Americana apuntó que durante muchos años usó empresas fantasma e intermediarios para adquirir varios inmuebles.

Mencionó una mansión en Golden Beach, Florida, por 3 millones de dólares pagados en efectivo a través de una empresa sin identificar que recibía fondos de Panamá. A través de otra empresa fantasma, por ejemplo, pagó el colegio privado de sus hijos.

Con información de El Universal.

Noticias relacionadas

Accesibilidad