La historia de Adhara y Eduardo; unidos por el espacio

MÉXICO.- Ella es Adhara, una niña sobredotada y él es Eduardo, un ingeniero industrial que colaboró en la NASA. Y ambos tienen un interés común: el espacio.

Adhara quiere ser astronauta. Y él desarrolló el tren motriz del robot Curiosity que está en Marte.
Hace unos días, ambos se conocieron en el Museo Universum de la UNAM.
Él es de Culiacán, Sinaloa, y viajó hasta la Ciudad de México para conocer a Adhara.
«Veníamos recorriendo ahorita el museo y ella me viene explicando todo lo del sistema solar, me viene explicando las atmósferas de los planetas, me viene explicando todo el Universo, me viene hablando de los agujeros oscuros, los agujeros negros. Sobrepasó lo que yo pensaba, lo que yo había visto en el reportaje», dijo Eduardo Guizar, excolaborador de la NASA.
Y es que Eduardo, quien por cierto visitó el estudio de «Al aire con Paola» en febrero, quiso conocer a la pequeña Adhara, después de haber visto su historia transmitida también en el programa.
Hace un mes, le contamos que Adhara es una niña excepcional de 8 años. Un caso entre millones. Tiene síndrome de Asperger, un trastorno del espectro autista, pero también es sobredotada. Su coeficiente intelectual es de 162 puntos.
«No hay que perder de vista que los cambiadores de la humanidad han sido personas con Autismo y Asperger, entonces qué nos indica eso, que el mundo está siendo cambiado por la nueva generación de seres humanos que son ellos», afirmó Eduardo.
Después de estudiar la primaria, secundaria y preparatoria en tan sólo dos años y medio, Adhara estudia la Licenciatura en Ingeniería Industrial. Otra afinidad con Eduardo Guizar, pues es ingeniero industrial.
Pero lo que más anhela la pequeña Adhara es ser astronauta e ir al espacio.
Ya fue invitada por la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, a estudiar astrofísica. Sólo está a la espera de recibir los apoyos necesarios.
«Yo tengo la seguridad que ella va ser astronauta, ya voltearon a verla en Estados Unidos, otra vez, se repiten las historias, una universidad se interesa en ella y una de las más importantes», señaló Eduardo.
Por lo pronto Eduardo le regaló a la pequeña Adhara un presente de la NASA, en tanto su sueño se convierte en realidad: una playera de la NASA.
«Me la pasé bien. Estuvo súper. Gracias por la camiseta. Fue un placer conocerte», dijo Adhara Pérez.
El encuentro entre ambos concluyó con un apretón de manos y una promesa.
«Y yo estoy muy orgulloso que seas mexicana y yo tengo la seguridad de que vas a poner, ya estás poniendo, pero vas a poner mucho más alto el nombre de México, el nombre de los mexicanos, no lo vas a poner en esta atmósfera, tu vas a poner el nombre de México en otras atmósferas, en otras órbitas», concluyó Eduardo.
Con información y foto de Noticieros Televisa 

Noticias relacionadas

Accesibilidad