Las afectaciones por cierre de comedores comunitarios en Chiapas

CHIAPAS.- Pobreza extrema, desnutrición, falta de empleo, son parte de las condiciones en que viven los pobladores de los ejidos San José y La Trinidad, en el municipio Unión Juárez, Chiapas.

 

Diez niños y 5 adultos que apenas hablan castellano habitan en esta improvisada choza construida con cartón y nylon, a la cual se llega por un sendero y se cruza un arroyo. Se ubica en la parte alta del ejido La Trinidad.

En este espacio viven de trabajar en el campo y lavar ropa ajena.

Carmelina enviudó hace año y medio, tiene 5 niños, no sabe leer ni escribir y subsiste de los apoyos de sus suegros.

En la casa “de al lado”, Silvia y sus hijos duermen en una cama con colchón de tabla.

Desde enero pasado, comen lo que pueden y cuando pueden. La cocina comunitaria que les cobraba 3 pesos por alimento cerró sus puertas debido a que el gobierno federal dejó de mandar los productos que enviaba mensualmente.

«La niña se enfermó mucho, se iba morir porque la cocina ya no había cosas, ya no estoy cocinando ahorita porque ya no hay la cocina”, explicó Carmelina, habitante del ejido “La Trinidad”, en Unión Juárez, Chiapas.

Por su parte, Silvia, habitante también del ejido “La Trinidad”, de la Unión Juárez, Chiapas, dijo: “cuando no tengo comida pues buscamos lavado, algo que comer, nosotros aquí nomás se dedica al campo”.

Del comedor comunitario al que asistían Carmelina, Silvia y sus hijos solo quedan los letreros oficiales. En su interior, los utensilios esperan saber su destino.

Yolanda Rodríguez, vocal del comedor del ejido “La Trinidad” dice que extraña el bullicio de los niños y ancianos que asistían.

Diariamente servían 150 desayunos y 150 comidas. La cuota de recuperación se usaba para comprar verduras, leña, y otros productos que no daban en las despensas oficiales.

Agrega que nadie les ha informado la causa por la que dejaron de recibir los insumos.

«Aquí puro café se cultiva, pero hasta eso el café estuvo muy bajo, entonces sí la verdad hay mucha gente que lo requiere porque no tenemos recursos para comer muy bien. Por eso nos ayuda mucho la cocina”, señaló Yolanda Rodríguez, cocinera del comedor comunitario del ejido “La Trinidad”, de Unión Juárez, Chiapas.

Eusebio, de 75 años, y su madre de 97 eran beneficiarios de ese comedor.

“Estamos desconsolados. Ya no hay. Ya nos quitó el gobierno, no sé qué pasa”, sentenció Eusebio.

En el ejido San José, a las faldas del volcán Tacaná, la mayoría de las viviendas son de madera o lámina, la mayoría de los pobladores viven de sembrar café.

Sin embargo, desde hace 3 años, Lorena y su esposo migran temporalmente a Sonora para trabajar como jornaleros en la recolección de uva, solo que esta vez Lorena no pudo viajar por enfermedad. En menos de 6 meses recibirá una segunda cirugía y el dinero escasea en su hogar.

Señala que el comedor comunitario era una gran ayuda para todos los habitantes del ejido.

Lo mismo dice Jovita, madre soltera, quien tiene un niño con discapacidad.

“Ahora que ya no hay comedor pues ahora sí que va ser muy difícil”, dijo Jovita Ramírez, habitante del ejido “San José”, en Unión Juárez, Chiapas.

-¿Cómo le hace para vivir?

“Tengo que salir con la gente a lavar ropa”.

– ¿Cuánto le dan por una lavada de ropa?

“30 pesos”.

El comedor comunitario del ejido San José cerró hace un mes, tras cuatro años de apoyar a la comunidad.

Edelvia, encargada de la cocina comunitaria, señala que a solicitud de la clínica rural de la comunidad y el DIF municipal de Unión Juárez atendían a 30 niños con desnutrición. Prevé un futuro incierto para esos menores.

«Estaban de bajo peso y la verdad como en la clínica no hay comida y aquí estaban los alimentos, se tomó esa decisión de apoyarlos con la comida y cena…a ellos no se les cobraba ni un peso, se les daba la comida gratis”, manifestó Edelvia Rodas, encargada del comedor del ejido “San José” en Unión Juárez, Chiapas.

Los comedores comunitarios fueron instaurados en el sexenio de Enrique Peña Nieto como parte del programa “Cruzada contra el hambre”.

En el presupuesto federal de egresos 2019 no se asignaron recursos a estas cocinas.

“Mire, ahí dice sin hambre, ahora tenemos hambre”, dijo Juan Pérez, del ejido San José, de Unión Juárez, Chiapas

 

 

Con información y foto de Noticieros Televisa

 

Noticias relacionadas

Podrían cancelar fecha FIFA por coronavirus

viernes 28 de febrero de 2020

Accesibilidad