Al descubierto: nexos de cárteles Tláhuac y CJNG

Ciudad de México.- Autoridades federales realizaron el pasado 19 de mayo un operativo en la delegación Tláhuac, que derivó en el aseguramiento de 270 kilos de cocaína, el cargamento más grande incautado en la última década, que presuntamente pertenece al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). El hallazgo se realizó tras el cateo a tres casas que utilizaban como bodegas.

El decomiso derivó de las declaraciones que hizo Gerardo “N” o Ricardo “N” El Cachas, detenido en el estado de Jalisco, y a quien las autoridades federales señalan como el enlace del CJNG con la Ciudad de México, además de operar en las entidades de Guanajuato y Michoacán, según indica este reportaje de David Fuentes, publicado en El Universal.

Después se supo que las bodegas estaban bajo el resguardo de Josué “G” y Alfonso “B”, detenidos por policías de la Secretaría de Seguridad Pública el pasado 25 de mayo, en las inmediaciones de Xochimilco.

Los dos sujetos traían consigo muestras de la cocaína decomisada, así como de cristal, que pretendían vender a los grupos de narcomenudistas en la Ciudad.

También se supo que los detenidos en el sur de la Ciudad pertenecen al Cártel de Tláhuac y que estaban al servicio de ‘El Felipillo’, hijo de Felipe de Jesús Pérez Luna, ‘El Ojos’.

La droga se encontró en una vivienda de la colonia La Conchita, Zapotitlán, el mismo sector donde El Ojos fue abatido por la Marina. Como parte de la investigación se desprendió que el Richi, además de confesar la ubicación de las bodegas, reveló a las autoridades que la droga ingresó a la Ciudad por el Estado de México, en específico por el Valle de Chalco.

De acuerdo con la División Antidrogas de la PGR, el cargamento está valuado en 100 millones de pesos y con el aseguramiento se evitó la distribución de, aproximadamente, 870 mil dosis de cocaína.

Ayer el procurador capitalino, Edmundo Garrido Osorio, aseguró que los 270 kilos de cocaína decomisados eran sólo para “el trasiego”; sin embargo, dijo desconocer el destino final y no descartó que parte de la droga hubiese sido utilizada para venderla a los grupos de narcomenudistas que operan en las delegaciones del centro, norte y sur de la Ciudad.

“Lo que me comenta el delegado [de la PGR] en la Ciudad de México es que es un tema de trasiego, no es un tema de droga que se vaya a utilizar en la Ciudad de México.

“Al parecer es una investigación que viene de otras entidades y se dieron tres cateos, en un inmueble en esa zona, en la zona de Tláhuac, concedidos por un juez federal.

“El tema es ponderable, son grupos delictivos violentos. Creo que en Tláhuac quedó muy clara la acción de este tipo de delitos que hemos combatido de manera frontal, se desarticuló con autoridades federales y locales esa banda que era violenta. Creo que lo que hemos dado cuenta últimamente son detenciones aisladas y sí, efectivamente, sí hay incremento en el tema de los homicidios con violencia, que los hemos estado combatiendo”, explicó Garrido Osorio.

El procurador incluso mencionó que el incremento en las ejecuciones en la Ciudad está relacionado con la pugna de narcomenudistas, lucha, aseveró, que se combate en coordinación con autoridades federales, para que no se salga de control.

También destacó los resultados que han tenido en el año, como las 113 puestas a disposición por homicidio y 90 órdenes de aprehensión por homicidio cumplidas; es decir, 203 capturas de presuntos homicidas.

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad