Alza de hasta 500% en luz provoca caos en sector empresarial

Ciudad de México.- La nueva fórmula para calcular las tarifas eléctricas para los sectores industrial y comercial del país ha generado que los recibos que pagan los empresarios aumenten hasta 500 por ciento durante 2018, algo que ha provocado el amparo de 250 hoteleros a escala nacional, el cierre —aún incuantificable— de pequeñas empresas, además de presionar al alza precios de productos y posiblemente el costo del agua potable.

La nueva metodología de cálculo y ajuste de las tarifas finales del suministro se basó en dos principios generales: la recuperación de todos los costos eficientes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el reflejo de las variaciones temporales del costo del servicio eléctrico dependiendo del momento del año.

Sin embargo, detrás del alza de las tarifas eléctricas se encuentra también el aumento en el costo de generación, ligado directamente con el precio del combustóleo, interrupciones en el suministro de gas natural, así como la caída en la generación hidroeléctrica.

Durante el tercer trimestre del año, la CFE reportó que los costos de combustibles tuvieron un incremento de 65 por ciento respecto al mismo periodo de 2017; “debido principalmente a un incremento en los precios de referencia, falta de disponibilidad de gas, así como mayores costos asociados a la venta de combustibles a terceros”.

En entrevista con MILENIO, el titular de la Unidad Especializada de Energía de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Francisco Leonardo Anzures González, afirmó que “hubo reflejos en la aplicación de la fórmula de las tarifas, donde muchos de los usuarios en el país se vieron afectados severamente con incrementos de entre 60 y 500 por ciento”.

En consecuencia, en todo 2018 se han recibido más de 40 mil quejas de empresarios afiliados a la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), afirmó su presidente, José Manuel López Campos.

“La afectación sí es severa aunque aún no se ha reflejado en los precios al consumidor, pero es una situación que no será sostenible en el largo plazo”, sentenció.

El líder empresarial asegura que los altos costos de luz también han derivado en que compañías afiliadas al organismo hayan bajado sus cortinas permanentemente, aunque reconoció no tener todavía una cifra de éstas.

“Ya han cerrado algunas empresas. Las micro y pequeñas ya han cerrado porque (el aumento) les ha incidido de manera insostenible, en las medianas y grandes no se vislumbra el riesgo de cierre, pero sí se vislumbra el incremento de precios de los productos terminados que pueden llegar a los consumidores en algún momento”, afirmó.

La problemática también afecta a los afiliados a la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), quienes hasta el viernes pasado habían promovido 250 amparos contra las tarifas de luz, principalmente en Los Cabos, Ciudad de México, Cancún-Riviera Maya, Oaxaca y Veracruz. De acuerdo con el organismo se prevé que en los próximos días interpongan otros 100 amparos.

Desde el pasado 13 de noviembre en Yucatán, comercios, hoteles, gasolineras, restaurantes y casas particulares literalmente han bajado el switch una hora diaria en protesta por los altos precios de la electricidad.

“En algunos restaurantes lo que hicieron fue poner velas y a los comensales se les explicó que habría un apagón y cuál era el motivo. Los turistas lo entendieron muy bien, algunos italianos decían que fue muy bueno como forma de expresión. El apagón lo vimos en Cancún y en la Riviera Maya para demostrar la inconformidad que tenemos”, explicó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de ese estado, Juan Manuel Ponce Díaz.

Además de los sectores productivos, el alza en las tarifas también puede impactar en los precios del agua potable, debido a que los organismos operadores de ésta, como organismos públicos, tienen presupuestos fijos para pagar el gasto corriente, rubro en el que se ubica la energía eléctrica.

En ese sentido, el representante de la Canacintra señaló que varios organismos de agua se acercaron a la cámara con la preocupación de que las alzas en la luz afecten sus procesos productivos.

“Nos dicen que están prácticamente quebrados porque les ha repercutido el incremento de la luz entre 30 y 50 por ciento; dicen que no pueden parar porque tienen que seguir potabilizando y dar agua a las ciudades. Se les complica y preocupa el cómo va a repercutir el precio del agua al usuario final, puesto que no tienen la certeza del costo de la energía eléctrica”, aseguró.

Más cara que en EU

Los empresarios califican los incrementos en las tarifas de absurdos e injustificables, y afirman que el suministro ya es, por mucho, más caro que en Estados Unidos.

“El costo de la energía eléctrica, hoy particularmente en la península de Yucatán, está 83 por ciento más cara que en el estado de Luisiana en Estados Unidos, y 75 por ciento más caro que en Texas”, aseguró Ponce Díaz, presidente del CCE Yucatán.

Expuso que los incrementos en la zona son por arriba de ciento por ciento. “Tenemos empresas que están pagando hasta 180 por ciento más de energía y esto ha puesto a México en una posición poco competitiva y más en la industria, porque también se traslada a la exportación porque es un insumo abrumadoramente caro”.

En ese sentido, los representantes tanto de Canacintra como de Concanaco coincidieron en que en Estados Unidos los costos de la energía eléctrica son mucho más baratos que la generada en México, algo que pone en riesgo la competitividad del país.

“Tenemos un costo de energía muy elevado comparado con EU que nos está poniendo fuera de balance y perdemos competitividad. Están restando competitividad a todo el sector productivo con estas tarifas, que son las más altas incluso que la de otros países más desarrollados. Esto requiere de un ajuste a fondo”, señalaron.

 

Con información de: Milenio

Comenta

Noticias relacionadas

Cierra Wall Street con alza este lunes

lunes 10 de diciembre de 2018

Accesibilidad