Foto: Pixabay, usada bajo CC0 1.0

Amor en línea: cuidado con los que roban el corazón y el dinero

MÉXICO.- Carla y Luisa, sin conocerse, compartieron la misma historia. Buscar pareja en línea, sin embargo, estas dos mexicanas encontraron que el amor a veces también estafa. 

«Conocí a una persona muy agradable, plática increíble, y como que fuimos muy a fines, eso aparentaba (…) él me había comentado que trabaja en una compañía de teléfonos (…) entonces me preguntaba que si no estaba interesada en un up grade de mi teléfono», contó Carla Lozada.

Esta mexicana, de 31 años de edad, aceptó la supuesta promoción que le había prometido el joven a quien hacía una semana había conocido a través de una aplicación de citas. 

«Me cita al siguiente día en una plaza para, digamos, hacer este proceso. Cabe mencionar que también le ofrece un up grade de teléfono a un amigo mío (…)  le entrego mi teléfono, el teléfono de mi amigo y los cinco mil pesos (…) y me dice espérame aquí, lo que pasa es que yo tengo que entrar por la entrada de empleados».

Sin embargo, tanto su cita como su celular desaparecieron. Carla levantó una denuncia ante el MP, aún sin resultados favorables. 

Hace varios años, Luisa recibió una solicitud de amistad vía Facebook de un hombre que supuestamente vivía en Londres, dueño de una galería de arte, viudo y con un hijo. 

«Él no aceptaba video llamadas. Después todo tiene que ser como muy rápido, entonces te van envolviendo muy pronto (…) se acercaba Navidad y demás y lo primero que me sale es ‘te voy a dar una sorpresa, viajo para estar contigo en Navidad en México’ (…) pero primero voy a Nigeria para comprar arte para mi galería'».

Él nunca llegó a México. Le dijo a Luisa que había tenido varios problemas, entre ellos un accidente en carretera, por lo que necesitaba que le prestara dinero. 

Hago el primer depósito (…) y mando los dos mil dólares, se supone que con eso se solucionaba todo». 

Luisa terminó depositándole tres mil dólares a una persona que en realidad era nigeriano. Nunca lo conoció y no pudo recuperar su dinero.

Y es que, en un universo de 60 millones de usuarios mexicanos de internet, de los cuales el 80 por ciento utiliza redes sociales, las posibilidades para conocer a alguien por internet son altas. Sin embargo, las estadísticas dicen que solo cerca del 5% de la gente que se conoce en alguna aplicación para citas trasciende a una relación estable como la de Jackie Navarro y su ahora esposo Rubén Sánchez. 

«Fue una gran coincidencia, creo que si no hubiéramos tenido esa aplicación no hubiera habido manera de conocer a Rubén (…) cuando haces el click con esa persona te das cuenta de inmediato».

Probabilidad matemática cibernética o destino, pero ahora ambos festejarán en marzo otro aniversario de casados al lado de sus dos hijos.

En tanto que Carla sigue soltera, pero no en soledad como dice, y Luisa se casó, pero no conoció a su esposo a través de redes sociales. 

Con información de Noticieros Televisa / «Al aire con Paola» / Arely Melo 

Noticias relacionadas

Accesibilidad