Ataques con ácido, una terrible realidad que también ocurre en México

MÉXICO.- El objetivo de estos ataques no es acabar con la vida de la víctima, sino dejar marcas visibles; cicatrices en cara y cuerpo.

 

Son agresiones con una alta carga simbólica, hechas con ácidos o alguna otra sustancia abrasiva.

Acid Survivors Trust International, una organización especializada que trabaja con Naciones Unidas calcula que al año se producen al menos mil 500 agresiones con sustancias abrasivas; más del 80% en contra de mujeres.

El 90% de los agresores son hombres.

La mayoría de estas víctimas viven en países del sureste de Asia, África, India Occidental y Medio Oriente. Aunque recientemente se han registrado más casos en América Latina, principalmente en Colombia.

Natalia es de Bogotá, Colombia, y prácticamente nació en dos ocasiones. Hace 38 años y la segunda, hace cinco, cuando un hombre al que apenas vio una sóla vez, le arrojó ácido sulfúrico que le quemó toda la cara, los brazos, las piernas y el abdomen.

«Renací después de ser brutalmente atacada con un litro de ácido sulfúrico, el 27 de marzo del 2014, y empezó mi vida nuevamente, mi vida dio un rumbo de 180 grados», dijo Natalia Ponce de León.

Colombia ocupa el primer lugar en toda América Latina en ataques con ácido y el primer sitio en el mundo, considerando el número de sus habitantes.

«Llevo 35 cirugías reconstructivas, fue quemada toda mi cara completamente y todos mis brazos, mi abdomen, mis piernas, no tenía ojos, no tenía párpados, no tenía boca, no tenía nariz, toda esta cara que ven es completamente una obra de arte como digo yo».

Su recuperación ha sido lenta y dolorosa, pero más allá de la reconstrucción física, Natalia ha logrado reconstruirse de manera personal.

Hoy ella es la activista más reconocida en el mundo en defensa de las personas que han sido atacadas con ácido mediante su fundación «Natalia Ponce de León».

En México hay registro de al menos tres casos de mujeres víctimas de ataques con ácido. El más reciente, es el de Ana Helena.

Tiene 23 años, en noviembre del año pasado mientras entraba a su casa, ubicada en la Ciudad de México, una mujer le arrojó ácido en la cara y cuerpo, resultando con quemaduras de segundo y tercer grado.

Hoy luego de varias cirugías se recupera lentamente.

En entrevista con Paola Rojas, Ana Helena Saldaña habló sobre lo que hay detrás de este ataque.

«Es un ataque muy violento, muy agresivo con la piel porque su fin es destruirte por completo, marcarte, desfigurarte. Todo recae en un buen tratamiento médico, que sea la víctima tratada bien desde un principio, creo que es clave para una buena recuperación».

Dijo que ella corrió con buena suerte «y estar con una especialista, la Dra. Anabel Villanueva que fue la que me ha estado dando un tratamiento increíble».

«Una mujer se me acercó diciendo que vendía gelatinas y flanes, afuera de mi domicilio, me atacó sin motivo al yo negarme de consumir sus productos. (…) El hecho es que ya no sabes de quién cuidarte. No la conocía. (…) No tengo idea de por qué lo hizo».

Sobre la investigación, el abogado de Ana Helena, Santiago Pérez, dijo que este tipo de agresiones son preocupantes.

«Es preocupante que en México se estén presentando este tipo de delitos con mayor frecuencia. Estamos en el momento oportuno para poder tomar cartas en el asunto, trabajar en conjunto para prevenir y erradicar este tipo de conductas».

En este contexto, se dio a conocer que la diputada Alessandra Rojo de la Vega, del PVEM, dijo que esta semana se presentará ante el Congreso de la Ciudad de México una iniciativa para castigar hasta con 14 años de cárcel a quien cause lesiones con el uso de ácidos.

«Una agresión así no está perfectamente tipificada. Lo que estamos buscando con esta iniciativa es ampliar el catálogo de delitos que sancionan este tipo de conductas, que no solo culminan con la privación de la vida como es el feminicidio sino también las que lesionan y ponen en peligro la salud de las víctimas», indicó el abogado.

«Yo creo que desde el momento en que sucedió yo he intentado mantenerme en paz. Que nadie me pueda quitar eso, porque me dañaron por fuera, pero no por dentro. Parte de esta ola mediática es porque quiero que quienes sean víctimas, denuncien», agregó Ana Helena.

«No podemos permitir que esto se normalice», indicó el abogado.

 

Con información y fotos de Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Accesibilidad