Aumenta hipersexualización de menores; advierten de consecuencias en bienestar psicológico

MÉXICO.- La promoción de imágenes erotizadas o hierpsexualizadas de niños va en aumento. En los últimos meses ha habido un “boom” en algunas redes sociales, en las que se publican videos con menores y adolescentes bailando de manera sensual.

Los expertos han denunciado este fenómeno y afirman que podría tener consecuencias en su bienestar psicológico.

No es raro que en los últimos tiempos veamos fotografías o videos en las redes sociales de niñas maquilladas, vestidas y adoptando posturas “sexys”, o niños bailando reguetón como si fueran adulto.

Son imágenes que la mayoría de las veces nos causa gracia a los adultos, pero que actúa claramente en contra de los derechos de los niños.

Psicólogos, psiquiatras, educadores y diversas organizaciones sociales han denunciado este fenómeno; sin embargo, la promoción de imágenes erotizadas o hipersexualizadas de los niños va en un aumento.

La etapa de la infancia parece tener actualmente una duración mucho menor; la transición de la infancia a la adolescencia es cada vez más acelerada.

Al parecer, las niñas son las más perjudicadas, pues la hipersexualidad o la erotización de la infancia implica que ellas representen roles y manifiesten conductas inapropiadas.

Un fenómeno que tiene consecuencias en su bienestar psicológico simplemente porque no tienen la madurez física ni emocional para asumir un rol que no les corresponde de manera precipitada.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) manifestó su preocupación por la reciente difusión de imágenes con contenido sexual de niños y adolescentes en las redes sociales.

La hipersexualización de niños y niñas es una entrada a la normalización del abuso sexual, el matrimonio infantil y la explotación de menores, según Unicef.

¿Qué hacer para evitar la hipersexualización de los niños?

Pero, ¿qué podemos hacer para evitar que la hipersexualización de los niños ocurra, incluso, desde casa?

  • Dejemos de preguntarles si tienen novio o novia, cuando apenas tienen cinco o seis años de edad.
  • No los pongamos a bailar reggaetón porque se ven chistosos ni tampoco les digamos a las niñas que se ven sexys.

Dejémoslo ser niños. ¿Cuál es el apuro?

Con información de «Al aire con Paola»

Noticias relacionadas

Accesibilidad