Foto: Pixabay, usada bajo CC0 1.0

Aumenta robo con violencia a transportistas

MÉXICO.- Operadores de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas, dedicada principalmente al traslado de alimentos y animales, aseguran que los asaltos de los que son víctimas en la zona centro del país cada vez son más violentos y que los presuntos responsables son aquellas personas que antes se dedicaban al robo y venta de combustible robado, al huachicol.

“No, nos deja de seguir la camioneta. Ya se emparejó. Auxilio, auxilio, por favor, no, nos deja la camioneta. Ay, está disparando, está disparando. Ay, ay. Agáchate cabrón. Está disparando. Agáchate, agáchate. Sí, sí. Está disparando. Agáchate, auxilio por favor. Está disparando, no, nos deja, está rebasando”, dijo un chofer.

La noche del 6 de abril, estos operadores de camiones de carga sufrieron un intento de asalto, en la carretera 57, a la altura de la localidad La Pila, San Luis Potosí.

La Alianza Mexicana de Organización de Transportistas, AMOTAC, señala que las bandas que se dedicaban al robo de combustibles y venta de huachicol son quienes ahora asaltan y asesinan a los choferes en diversos estados del país.

“En esa subida, uno por el peso que uno trae, uno sube muy despacio, y ya cuando, ya está la rata, por un lado. Desgraciadamente las autoridades lo saben, y no hacen nada. No hay apoyo”, señaló Juan Carlos Salazar, operador de transporte de carga, Michoacán.

“Ahorita transporto abono, estiércol de ganado y de mí dependen mis tres hijos y mi esposa, aparte cuatro familias más que se dedican a hacer la maniobra de descargar”, afirmó Juan Carlos Salazar, operador de transporte de carga en Michoacán.

Juan Carlos Salazar es uno de los 250 operadores de camiones, que, en esta época de estiaje, transporta abono para las huertas de aguacate, desde Ezequiel Montes, Querétaro, hasta diversos municipios de Michoacán. 

En febrero pasado, Juan Carlos, se encontró a un compañero que fue atacado en la carretera.

“Hijos de su puta madre, no te mataron, el putazón donde pegó. Ahí está el ojo”, reiteró Juan Carlos Salazar, operador de transporte de carga, Michoacán.

El pasado 16 de marzo, César Delgado, concuño de Juan Carlos, fue asesinado cuando acarreaba abono, a Tacámbaro, Michoacán, a la altura de Apaseo El Alto, su camión recibió cuatro balazos. Uno de ellos impactó en su cabeza. Juan Carlos cuenta que su pariente quedó varado, durante dos horas, sobre el carril de alta velocidad, en la carretera federal sin recibir auxilio.

“Varias veces lo habían asaltado ya. Pero él era de las personas, que decía, es que por qué le voy a dejar el carro. Llegaba todo ensangrentado de que lo golpeaban y eso. Y yo sí le decía, es que ya no trabajes en eso”, reiteró María del Rocío Pérez López, esposa de chofer asesinado.

“Estamos hablando que en primer lugar es el Estado de México, el robo del autotransporte; en Puebla, Tlaxcala, Veracruz, que ha sido muy violento para los compañeros operadores, donde han perdido más de ocho operadores la vida y eso nos lacera a la gran familia transportista en todo el país”, dijo Raúl Torres, transportista de San Luis Potosí.

El pasado 17 de marzo, un chofer fue baleado cuando conducía sobre la carretera federal 129, de Cuapiaxtla, Tlaxcala a Teziutlán, Puebla

“Ahorita ya viene la ambulancia compita, aguántala, aguántala, por allá se ve que andan guey, se ven luces por allá guey. Traían grueso calibre estos cabrones, le perforaron. Ahorita que necesitamos aquí una pinche patrulla no hay ni madres cabrón. No te duermas, no te duermas”, narró uno de los operadores.

Los transportistas señalan que las bandas de asaltantes del Estado de México, Puebla y Veracruz, colocan conos y barreras viales sobre la carretera para simular que realizan reparaciones y obligan a los camiones a disminuir la velocidad o pararse. Tras robarse las unidades, desactivan sus GPS y rastreadores con equipos de inhibidores.

Esta banda de asaltantes que opera en Tultitlán, Coacalco y Cuautitlán, son presuntos policías del Estado de México, que utilizan automóviles sin placas. Los hombres se identifican con placas de policía para detener los camiones cargados de mercancías y también llevan inhibidores de GPS. 

“Tengan cuidado guey. Los balacearon, tengan mucho cuidado, aquí, para entrar a la central de abastos guey”, dijo un habitante de Puebla.

El pasado 25 de marzo, dos traileros fueron asaltados y baleados, en la lateral de la carretera Puebla-México, a la altura del fraccionamiento villa frontera.

“Ya nadie quiere trabajar, tienen temor salir a las carreteras. La ciudadanía también lo está sufriendo”, concluyó Benjamín Gómez, Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (AMOTAC).

Con información de Noticieros Televisa / Fátima Monterrosa y Adrián Tinoco

Noticias relacionadas

Accesibilidad