Foto: Facebook / Володимир Зеленський

Biden pide juzgar a Putin por crímenes de guerra tras masacre en Bucha

MUNDO.- El presidente de EE.UU., Joe Biden, opinó este lunes que su homólogo ruso, Vladímir Putin, debería ser juzgado por crímenes de guerra debido a la presunta masacre cometida por tropas rusas en la localidad ucraniana de Bucha.  

«Tenemos que conseguir todos los detalles para que pueda haber un juicio por crímenes de guerra», dijo Biden en declaraciones a la prensa al llegar a la Casa Blanca desde el estado de Delaware.  

«Este tipo es brutal y lo que está ocurriendo en Bucha es indignante», añadió el mandatario, quien recalcó que Putin «debería rendir cuentas» por lo sucedido.  

Preguntado por si considera un genocidio lo ocurrido en Bucha, Biden dijo que para él se trata de un «crimen de guerra», que demuestra que él tenía razón cuando a mediados de marzo calificó por primera vez a Putin de «criminal de guerra» por su invasión de Ucrania.  

«Recordarán que me criticaron por llamar criminal de guerra a Putin. Lo cierto es que todos ustedes han visto lo que ha pasado en Bucha. Eso lo justifica, él es un criminal de guerra, pero tenemos que recopilar la información», subrayó.  

Añadió que seguirá «añadiendo sanciones» a Rusia, tal y como ha prometido hacer también la Unión Europea (UE), tras las «atrocidades» perpetradas por las Fuerzas Armadas rusas en varias ciudades ucranianas de las que se han retirado.  

Las autoridades ucranianas han denunciado el hallazgo de más de 400 cadáveres en las calles de Bucha, lo que, según el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmitro Kuleba, «es la peor masacre en Europa desde la II Guerra Mundial».   

Esa localidad del norte de Ucrania, cercana a Kiev, estuvo asediada por las tropas rusas durante semanas y, tras su retirada, se descubrieron cientos de cadáveres en sus calles, algunos con las manos atadas a la espalda, como han documentado sobre el terreno reporteros de medios internacionales.   

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) afirmó tener indicios de que el Ejército ruso ha cometido posibles crímenes de guerra en las áreas bajo su control, entre ellos ejecuciones sumarias de civiles.  

El Gobierno ruso ha rechazado de manera categórica la participación de sus soldados en esas supuestas matanzas, incluida la de Bucha. 

EEUU buscará la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU  

Estados Unidos anunció este lunes que va a buscar la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a la luz de las «crecientes pruebas» de que sus fuerzas están cometiendo «crímenes de guerra» en Ucrania.  

La embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, aseguró a través de Twitter que no se puede permitir que un país que está «subvirtiendo todos los principios» básicos de la organización pueda seguir participando en el Consejo de Derechos Humanos.  

«En estrecha coordinación con Ucrania y otros Estados miembros y socios en la ONU, Estados Unidos va a buscar la suspensión de Rusia», señaló la diplomática, que se encuentra en Rumanía como parte de una gira para abordar la situación de los refugiados ucranianos.  

Para suspender la participación de un país en el Consejo de Derechos Humanos es necesario el voto favorable de dos tercios de los países que se pronuncien (a favor o en contra) en la Asamblea General de la ONU, del total de 193 miembros que se sientan en la Asamblea General de Naciones Unidas.  

Desde que empezó la guerra en Ucrania, ese órgano ha aprobado ya dos resoluciones críticas con Rusia, que recibieron al menos 140 votos favorables.  

«Mi mensaje para esos 140 países: las imágenes de Bucha y la devastación en toda Ucrania requieren que ahora igualemos nuestras palabras con acciones», escribió en Twitter la embajadora estadounidense.  

Las autoridades ucranianas han acusado a Rusia de cometer una enorme matanza de civiles en la localidad de Bucha, cerca de Kiev, algo que Moscú ha negado categóricamente.  

Rusia es ahora mismo uno de los 47 miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que son elegidos para mandatos de tres años por la Asamblea General.  

Estados Unidos también es miembro desde el pasado mes de enero, volviendo a este órgano con sede en Ginebra de la mano de la Administración de Joe Biden, después de que el Gobierno de Donald Trump se retirara, una decisión que justificó por el historial de violaciones de derechos humanos de otros países miembros y por el supuesto sesgo del Consejo contra Israel.  

La suspensión de un país por cometer violaciones graves de los derechos humanos tiene un precedente desde que en 2006 se creó el Consejo de Derechos Humanos: Libia fue expulsada en 2011 por la represión de las protestas populares llevada a cabo por el régimen de Muamar el Gadafi. 

Con información de EFE 

Noticias relacionadas

Accesibilidad