Caso George Floyd: Estados Unidos vive séptima jornada de protestas

MUNDO.- Estados Unidos vivió su séptima jornada de protestas contra la brutalidad policiaca y el racismo, el día que se cumplió una semana de la muerte del afroamericano George Floyd por ‘asfixia por una presión sostenida’, de acuerdo con el resultado de una autopsia ordenada por su familia.

El pasado 25 de mayo, el policía de Minneapolis Derek Chauvin sometió a Floyd aprisionando el cuello con la rodilla durante ocho minutos y 46 segundos, según la acusación en su contra por asesinato en tercer grado y homicidio imprudencial. Floyd había sido detenido supuestamente por intentar pagar cigarrillos con un billete falso de 20 dólares, pero en imágenes difundidas en redes sociales se observa que nunca se resistió a la acción policial.

A pesar de que Chauvin ya está detenido y los otros tres policías que participaron en la acción fueron separados de sus cargos, el incidente encendió una rabia entre los estadounidenses, principalmente afroamericanos y miembros de minorías, no vista desde la muerte del activista Martin Luther King, en 1968, o en las protestas violentas que dejaron al menos 60 muertos en Los Angeles en 1992, tras el asesinato de Rodney King.

El fin de semana, en al menos 50 ciudades de la Unión Americana, incluida la capital, miles de ciudadanos desafiaron los toques de queda, la presencia de la guardia nacional, de los llamados Marshalls, y hasta de agentes de la DEA en las calles. Se centraron en saqueos en centros comerciales, así como disturbios e incendios en barrios acomodados, se estima que ha habido más de cuatro mil detenidos en todo el país.

En distintas partes de Nueva York, los manifestantes y policías se confrontaron. Aunque también hubo solidaridad por parte de un sector de la policía.

En Minneapolis, centro de las protestas, camiones pesados amagaron a los manifestantes.

En algunas ciudades, la solidaridad con los manifestantes es también de miles de personas blancas, latinos y de otras minorías.

Washington DC vivió un fin de semana tenso que obligó a cercar la Casa Blanca y a apagar todas sus luces, el domingo por la noche, según informaciones periodísticas, el presidente Trump fue trasladado a un búnker por su seguridad.

Trump manifestó su postura primero en Twitter, donde acusó a la organización de extrema izquierda llamada Antifa, de estar detrás de las protestas. Después, en una llamada con gobernadores, los tildó de débiles por no controlar a los manifestantes.

«Ustedes tienen que mostrar dominio. Si no demuestran dominio, están perdiendo su tiempo. Ellos los van a aplastar a ustedes. Ustedes van a parecer como una bola de tontos. Ustedes tienen que mostrar carácter. Y tienen que arrestar a personas y deben juzgar a las personas. Y ellos tienen que ir a prisión durante mucho tiempo”, dijo Donald Trump.

La tarde del lunes, en un mensaje a la nación donde advirtió que habrá despliegue militar si no se contienen las protestas.

Mientras se daba este mensaje, cientos de personas se manifestaban cerca de la Casa Blanca y fueron dispersadas con gases por miembros de la Guardia Nacional.

Con información de Noticieros Televisa / Foto: AP

Noticias relacionadas

Accesibilidad