CDMX: ¿cómo elegir un curso de verano para nuestros hijos?

CIUDAD DE MÉXICO.- A unas semanas de concluir el periodo escolar, habitualmente se ofertan en redes sociales y otros medios, un sin fin de distintos cursos de verano en la Ciudad de México. 

 

Papás y mamás deben seguir trabajando y hay que dejar a los niños en algún sitio para que desarrollen alguna actividad, ¿pero cómo elegir el mejor lugar?

Para el vicepresidente de la Comisión de Atención al Desarrollo de la Niñez del Congreso de la Ciudad de México, Mauricio Tabe, los cursos deben cumplir con ciertos requisitos.

“Condiciones mínimas de seguridad, de operación, si cuentan con las credenciales para impartir esas actividades”.

Y es que lamentablemente, no existe en la Ciudad de México normatividad alguna que regule la operación de los llamados cursos de verano.

Ello, aunado, a la falta de espacios suficientes.

«Entonces el gobierno tendría dos responsabilidades muy importantes, normar, regular, por lo menos para tener garantizadas condiciones mínimas de seguridad, de la información de quienes están ofreciendo esas actividades; normar no implica burocratizar, simplemente tener conocimiento y generar condiciones mínimas de seguridad y operación y de responsabilidad”, señaló el funcionario.

Para el diputado del PAN, es importante también que el Gobierno de la Ciudad de México promueva la oferta pública de cursos de verano.

Y es que algunos cursos que se ofertan en el mercado son costosos, o al menos implican desembolsar una suma no considerada en el presupuesto de las familias.

“No hay una oferta pública de cursos de verano, quizá algunas instituciones tendrán, pero no como tal en un programa de gobierno”, agregó Tabe.

El legislador propone que el programa ‘Pilares’ del Gobierno de la Ciudad de México, por ejemplo, incluya en los centros comunitarios algunos cursos de verano gratuitos, sobre todo para niños y adolescentes de las zonas más marginadas y vulnerables de la ciudad.

En entrevista con Paola Rojas, la especialista en innovación educativa, Sissi Cancino, habló sobre cómo elegir el mejor lugar para que los niños tomen un curso de verano.

«Tenemos que saber que en épocas de vacaciones no solamente al no haber colegio y los papás seguimos trabajando, necesitamos encaminar a los hijos a algo en lo que puedan seguir aprendiendo. (…) Hoy los cursos de verano nos ofrecen una gran diversidad, nos acercan a muchas áreas de interés: naturaleza, deportes, es decir, no es nada más que vayan y encarguen a un niño, sino que tenga la posibilidad de seguir aprendiendo».

Lucía Mellone, especialista en campamentos y programas de educación contínua, dijo que es importante que los padres de familia se fijen en la cercanía de los cursos de verano.

«Que nos quede cerca a nuestras casas. La calidad, el horario, la edad de los niños. Es muy importante que no mezclen a un niño de 7 años con un niño de 17. Y el interés, que los niños quieran ir a ese cursos de verano».

Sobre la necesidad que también tienen los niños de descansar, Sissi indicó que los mismos cursos tienen horarios determinados.

«Eso te permite que, a lo mejor en la tarde, no solamente tengas tiempo para descansar (…) incluso aburrirte, que te permite la posibilidad de crear, de imaginar, de despertar la curiosidad, herramienta fundamental. (…) Pero no solamente descansar, sino también convivir en familia».

Para saber si un espacio es adecuado para los menores, Cancino señaló:

«En términos de seguridad, de entrada las cosas básicas (…) ver las instalaciones, hablar con quien está a cargo».

Agregó que la oferta de cursos de verano está al alcance de todos.

«Acérquense a las alcaldías. En los complejos deportivos de las alcaldías hay cursos de verano de cultura, de pintura, de artesanías, de deportes. En los museos también, en las universidades».

 

Con información y foto de Noticieros Televisa

 

Noticias relacionadas

Quedan 58 contratos del NAIM por liquidar

lunes 15 de julio de 2019

Accesibilidad