¿Cómo detectar un caso de negligencia médica?

CIUDAD DE MÉXICO.- Paula ingresó al hospital por una operación sencilla hace casi un año. La iban a intervenir para quitarle las anginas y por un problema de adenoides.

 

Una operación que duraría apenas tres horas. Pero la situación se complicó.

“La encuentra en el quirófano la doctora que eran varias adherencias las que tenía en la nariz, entonces al quitar, que fue el primer evento que tuvo esa cirugía, pues se formó una hemorragia. Provocaron una hemorragia al momento de quitarlas”, comenta Patricia Gortarez Navarro, mamá de Paula.

En ese instante no consideraron que la hemorragia fuera grave, así que continuaron con la operación de las anginas. Pero la hemorragia no cesaba, así que consultaron con otro especialista. Un radio intervencionista metió por la femoral un émbolo para llegar hasta la hemorragia, sin percatarse que mandó un coágulo al cerebro.

Fue un neurocirujano quien finalmente pudo retirarle el coágulo del cerebro, aunque el daño ya estaba hecho.

“Fue un infarto cerebral el que se le ocasionó. Ella no podía levantarse, actuar por sí sola, la mitad del lado izquierdo la tenía en su totalidad paralizado, volvió a ser una bebé, le tuve que dar de comer, se le caía la baba, enseñarla a hablar, enseñarle a escribir”, narra Patricia.

Aunque el neurocirujano prácticamente le salvo la vida, el pronóstico para la familia fue devastador. A sus 20 años, el 30% del cerebro de Paula ya no funcionará más.

Ahora, el lado izquierdo de su cerebro está haciendo la función del lado derecho que murió.

“No puedo hacer mis cosas, no puedo manejar, no puedo escribir… Sí es horrible, mi mamá me hace, a veces, mi mamá me da como ánimos. La verdad si es una experiencia triste para mí porque no es bonito estar así, no es bonito”, comparte Ana Paula Acosta Gortarez.

Tiene terapias de lenguaje, de visión, física, ocupacional, emocional. Su recuperación ha sido muy buena, tan es así que los médicos han pronosticado que Paula podría recuperarse al 100% en el lapso de un año.

Como familia están juntos para apoyar a Paula en todo este proceso: su madre, sus abuelos, su hermano.

Pero también quieren justicia, porque, aseguran, que Paula fue víctima de negligencia médica.

Acudieron por ello a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico. No quieren dinero, ni meter a nadie a la cárcel. Simplemente que esto no vuelva a ocurrir.

“Que se llegue a lo que se tenga que llegar. Invito yo a la gente a que haga conciencia realmente de en qué manos ponemos nuestras vidas”, afirma Patricia.

“Quiero justicia, de que nada más con cuidado quien te va operar y pues sí la justicia. Nada más quiero”, agrega Ana Paula.

Sobre qué hacer ante una posible negligencia médica, habla el abogado penalista, Juan Luis Montero.

 


 

 

Con información de Noticieros Televisa 

 

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Descubren 12 lunas en Júpiter

domingo 22 de julio de 2018

Accesibilidad