Confesión de ‘El Cepillo’ busca criminalizar a la Normal de Ayotzinapa: director

México, DF.- La Procuraduría General de la República (PGR) indicó mediante un comunicado que habría citado a José Luis Hernández Rivera, director de la Normal de Ayotzinapa, a rendir su declaración como testigo en el caso de la desaparición forzada de 43 estudiantes.

Sin embargo, el directivo asegura que hasta el momento no ha recibido ningún citatorio para presentarse a declarar. A cuatro meses de los hechos ocurridos en el municipio de Iguala, la fiscalía federal dio a conocer que la petición se realizó el pasado 27 de enero, día en que Jesús Murillo Karam presentó avances de la investigación apuntando a que todos los estudiantes habrían muerto.

“Hablaré en las próximas horas a la PGR. Estos señalamientos creemos que ponen en riesgo nuestra integridad; todos estamos en una situación en la que comenzamos a reflexionar porque estamos muy solos”, indicó.

Hernández Rivera dijo estar limpio y sin ningún problema luego de que Felipe Rodríguez Salgado “El Cepillo”, presunto autor material del crimen colectivo, lo señalara como la persona que había recibido dinero para que ese 26 de septiembre desviaran a los estudiantes a la plaza pública de Iguala para realizar disturbios.

Recomendamos: Director de la Normal de Ayotzinapa niega vínculos con grupos criminales. El directivo calificó los dichos como una difamación y una estrategia para que la institución se vea criminalizada.

“Tengo 63 años y mi vida la he dedicado a la academia. Se trata de una campaña para criminalizar a los estudiantes normalistas.”, reiteró. En más de una ocasión José Luis Hernández ha señalado que la organización de las actividades de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa es independiente y corresponde solo a los alumnos.

Ellos se encargan en asambleas de la organización de sus marchas y actividades. Cada año de manera individual, muy pocas veces en compañía de los directores, acuden a la Secretaría de Educación de Guerrero a presentar su pliego petitorio. “Es una tradición que en las normales rurales los estudiantes encabecen sus negociaciones”, señala el diario. El día de la masacre contra los estudiantes y el equipo de Los Avispones de Chilpancingo, Hernández Rivera no se enteró que los muchachos habían ido a Iguala.

Con información de El Universal/SDPnoticias

Comenta

Noticias relacionadas

Accesibilidad