Continúa débil empleo en zona sur del país a la mitad de 2019

México. – En la primera mitad del año, el mercado laboral de las entidades federativas del país registró una situación de debilidad, principalmente estados del sur.

La región sur es prioridad del gobierno federal con grandes proyectos como el Tren Maya y el Corredor Transístmico, aunque el impacto en la generación de empleos se reflejará hasta que dichas obras comiencen su construcción. Al otro extremo, destaca la tendencia de aceleración que trazaron Nayarit, Campeche, Sonora, Querétaro, Yucatán y Tlaxcala (los únicos), así como la recuperación de Tabasco, territorio que, junto con Campeche, sufrieron la crisis petrolera.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a nivel nacional se crearon 289,301 trabajos asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) durante el primer semestre del año, 39.2% menos que en igual periodo del 2018 (476,120 plazas), situación que ya denota la desaceleración económica que vive el país. Este comportamiento derivó particularmente del detrimento de empleo formal en siete estados: Sinaloa (-21,950 lugares laborales), Veracruz (-8,984), Oaxaca (-4,957), Chiapas (-4,445), Morelos (-4,305), Guerrero (-3,834) y Michoacán (-1,024). Estos territorios representan 14.8% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y 12.4% del stock de asegurados en el IMSS en toda la República.

Además, 18 entidades generaron menos trabajos en comparación con los primeros seis meses del 2018, es decir, bajaron su ritmo de creación de puestos; de este grupo sobresalen la Ciudad de México (de 66,102 a 44,285 empleos), Nuevo León (47,886 a 36,010), Jalisco (37,885 a 35,535), Quintana Roo (34,388 a 18,243) y el Estado de México (56,860 a 17,167). En este contexto, los 18 estados referidos contribuyen con 70.9% del PIB del país y 77.0% del mercado de trabajo formal. Lo anterior significa que, al sumar los territorios con pérdida de trabajos, 85.7% de la economía mexicana y 89.4% del total de asegurados se encuentran en un momento de zozobra.

Con dichos resultados se observa que las entidades del sur continúan con deterioro en el empleo formal. El gobierno federal espera, según el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2014, que los programas sociales sectoriales tengan una incidencia concreta en la mejoría de las condiciones de vida en las principales zonas expulsoras de mano de obra y que los proyectos regionales de desarrollo creen trabajos y condiciones de vida digna. Los tres grandes proyectos del PND son: Tren Maya, Corredor Transístmico y Zona Libre de la Frontera Norte. Sin embargo, todavía el impacto no se registra, salvo en algunos indicadores en la franja fronteriza.

El Tren Maya, la obra de infraestructura, desarrollo socioeconómico y turismo más importante del presente sexenio, repercutirá en Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas; mientras el Corredor Transístmico pretende detonar el Istmo de Tehuantepec (Veracruz y Oaxaca), a través de incentivos fiscales, de un gasoducto y modernización en carreteras, puertos y ferrocarril.

Las preferencias de la administración de Andrés Manuel López Obrador se enfocan en el sur-sureste, para sacar del rezago histórico a la región; pero hasta que los grandes proyectos comiencen su construcción el sector laboral se beneficiará, ya que, por el momento, no se han anunciado obras con efectos a corto plazo.

Las excepciones en la generación de empleo formal durante el primer semestre del año, al mostrar una tendencia de aceleración, fueron: Nayarit (de 3,307 plazas en la primera mitad del 2018 a 12,102 trabajos el mismo lapso del 2019), Campeche (2,513 a 4,390), Sonora (11,884 a 17,886), Querétaro (21,877 a 30,640), Yucatán (6,486 a 8,579) y Tlaxcala (2,828 a 2,911). Asimismo, resalta la recuperación de Tabasco (-2,386 a 601), territorio que, junto con Campeche, sufrieron en años anteriores los bajos precios del petróleo y la disminución de la producción de hidrocarburos (que aún sigue en descenso).

Estos gobiernos locales tejieron políticas públicas en este inicio de año para atraer inversiones que creen trabajos, diversifiquen su economía y compensen la falta de recursos federales. En términos generales, la mayoría de las entidades del país resiente la política de austeridad de la Federación, el recorte presupuestal a inversión pública, así como la desaparición de algunos fondos, que en esta primera mitad del 2019 pegó en la generación de empleos, principalmente en la industria de la construcción; a este escenario se suma el clima de incertidumbre que ha detenido el capital privado y extranjero.

Con información de El Economista.

Noticias relacionadas

Ejecutan a seis más en Michoacán

sábado 17 de agosto de 2019

Accesibilidad