Coronavirus: las diversas pruebas diagnósticas en el mundo

MUNDO.- Hay distintas pruebas usadas en diferentes partes del mundo para diagnosticar coronavirus COVID-19, la mayoría usa la misma tecnología molecular que se considera el estándar de oro para determinar la presencia del virus SARS-Cov-2.

“La detección del coronavirus o COVID19 se hace a través de una metodología que se llama PCR o reacción de polimerasa en cadena en tiempo real”, aseguró Jorge Akle, médico Patólogo Clínico.

Tras tomar la muestra de la secreción en la parte posterior de la nariz del paciente con un hisopo, en el laboratorio el primer paso consiste en el proceso de extracción de ácido ribonucleico.

“La extracción es la separación del RNA específico de ese virus para después poderlo amplificar, que es la segunda parte (…) ya una vez que se amplificó, se identifica el RNA y se identifican 3 genes”, declaró Jorge Akle, médico Patólogo Clínico.

El estudio tarda un promedio de 6 horas y es el único aprobado en México para diagnosticar COVID-19.

En Estados Unidos la FDA aprobó de emergencia el uso de una prueba en saliva así como de otra en una máquina que permite establecer el diagnóstico en solo 5 minutos en consultorios médicos.

En ambos casos, la tecnología empleada es la reacción en cadena de polimerasa, pero estas modalidades aún no están disponibles en México.

Lo que sí podría muy pronto volverse una realidad en nuestro país es un biosensor desarrollado en la UNAM.

“Un biosensor es un dispositivo que nos va a permitir medir la cantidad de moléculas en una muestra (…) ahora lo aplicamos para medir ácidos nucléicos de los virus como el RNA”, mencionó Tatiana Fiordelisio, profesora de Biología Molecular, UNAM.

El biosensor, que no requiere de insumos para PCR ya cuenta con autorización del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos para probarlo en pacientes.

“La primera fase de este biosensor consiste en surtir hospitales y centro de salud con placas de ELISA y los insumos necesarios para hacer la medición de 43 pacientes al mismo tiempo en una sola placa (…) y el precio aproximado por paciente sería alrededor de 300 a 350 pesos”, dijo Mathieu Hautefeuille, profesor de Biofísica, UNAM.

Mientras este biosensor pasa por las pruebas necesarias para comprobar su eficacia y seguridad, es importante destacar que en México las que hasta ahora se conocen como pruebas rápidas no usan tecnología de PCR, no están aprobadas por las autoridades sanitarias y no sirven para determinar la presencia del virus SARS-Cov-2, responsable de la pandemia de COVID-19.

Con información de «Al aire con Paola» / Foto: Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Accesibilidad