Costará reforma laboral 2 mil 200 millones de pesos

México. – Para que el nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral cumpla con todas sus funciones, se deberán invertir poco más de 2,223 millones de pesos en el sexenio.

Al participar en la primera de las audiencias públicas de la reforma laboral en la Cámara de Diputados, el subsecretario de Trabajo, Alfredo Domínguez, explicó que poner en marcha el proyecto que impulsa el Ejecutivo requerirá un aumento de presupuesto federal debido a la creación y puesta en marcha del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que incluye oficinas regionales, 230 conciliadores y 321 oficiales registradores.

“Estamos planteando en la iniciativa de reforma, todo esto está dispuesto en los transitorios, hacer la creación paulatina del Centro Federal y Registro Laboral en el año previo, en el 2019. No tenemos todavía la instalación de este centro; sin embargo, a partir del primer año, el costo sería de 100 millones de pesos”, dijo Domínguez.

El presupuesto requerido pasará a 1,091 millones de pesos en el 2023, para completar un gasto sexenal de 2,223 millones de pesos. El funcionario federal explicó que mantener las Juntas de Conciliación y Arbitraje locales en 2019 costará alrededor de 1,832 millones de pesos. En relación entre costo y carga de trabajo, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje tiene 432,642 asuntos acumulados y recibe un promedio de 86,500 nuevos casos por año.

El costo anual, en promedio, por Junta Especial Federal es de 15 millones de pesos y cada asunto cuesta al año 2,378.97 pesos.

La reforma laboral contempla un plazo máximo de cuatro años para el inicio de las funciones del Centro y los tribunales laborales, y tres años para los centros de conciliación.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral será el órgano descentralizado que se encargará de conciliar los conflictos laborales a nivel federal y registrar los sindicatos y contratos colectivos del país. La reforma contempla la creación de centros locales para los asuntos de cada estado.

Con este Centro, desaparecerán las Juntas de Conciliación y Arbitraje locales y los juicios serán tarea de tribunales laborales, dependientes del Poder Judicial de la Federación y de los estados. Sin embargo, será requisito obligatorio buscar conciliación entre patrones y empleados antes de iniciar una demanda.

El órgano especializado en conciliación y registro laboral también se encargará de verificar la elección de dirigentes sindicales y emitir las constancias de representatividad que tienen que obtener los sindicatos al momento de solicitar la celebración de un nuevo contrato colectivo.

Con información de El Economista.

Noticias relacionadas

Accesibilidad