COVID-19: mexicanos crean cubrebocas incluyente

MÉXICO.- Para 72 millones de personas el mundo carece de sonidos, pero está lleno de señas y lectura de labios.

Sin embargo, la pandemia y el uso del cubrebocas, para evitar contagios por COVID-19, han complicado la forma de comunicación para las personas sordas.

«Hay muchos lugares que están desprotegidos, ahorita en situación de pandemia pues es muy importante en hospitales, en clínicas, en cualquier centro de salud que podamos ayudarlos porque realmente no sabemos si sí o no tienen el virus», señala Eréndira Franco, oficial de Servicios Técnicos del IMSS.

Eréndira tiene 45 años de edad y practicamente la mitad de su vida trabajando para el IMSS. Hoy lo hace en la Unidad de Medicina Familiar No. 40 en la Ciudad de México, pero la llegada del Covid le recordó lo que años atrás había estudiado: una licenciatura en Educación Especial enfocada en el área de audición y lenguaje.

«Subió a pedirme el apoyo para una persona sorda que había venido con probables síntomas de Covid (…) bajé, estuve preguntándole su nombre, de hecho desde la entrada que lo saludé se sorprendió de hubiera alguien que pudiera apoyarlo con la lengua de señas».

Así que ataviada de sus conocimientos en el lenguaje de señas  y de equipo de protección, Erendira entra a la zona de triage respiratorio para hacer la interpretación de los síntomas y ayudar al personal médico en el proceso de atención a pacientes sordos con sospecha de Covid.

«Me proporcionaron el equipo de protección personal y pude entrar al triage respiratorio con él para que pudiéramos platicar con el médico, también a él hacerle saber los síntomas que tenía, desde cuándo, si en casa había más personas con síntomas y determinar si sí o no era candidato para hacerle la prueba».

De acuerdo el INEG, en México existen más de dos millones de personas sordas y solo hay 40 intérpretes certificados de lengua de señas 

Pero la ayuda y creatividad de los mexicanos en temas de inclusión es diversa y así lo demuestran estudiantes del ITESO, en Guadalajara. 

«Empezó como una idea para ayudar a todas las personas en esta pandemia del Covid y dijimos que queríamos incluir a todos los que pudiéramos (…) y se nos ocurrió el cubrebocas transparente, pues para incluir a todas las personas sordo mudas para que pudieran leer los labios», señaló Andrea Zúñiga, creadora de cubrebocas incluyente.

Liderados por el profesor Miguel Huerta, este grupo de cinco estudiantes desarrolló «Brankia», el cubrebocas incluyente.

«Porque esto no solo está pensado en las personas sordo mudas, porque son definitivamente las más beneficiadas, si no también en cualquier persona  al fin y al cabo la gesticulación termina siendo algo clave para nosotros, para una buena comunicación y que quedara a un costo que fuera competitivo para todos y un producto que terminara generando una huella de carbono menor», indicó Miguel Huerta, profesor  y creador de cubrebocas incluyente. 

Elaborada a partir de PVC flexible, la mascarilla tiene dos filtros intercambiables que retienen hasta el 95 por ciento de las partículas aéreas. Además, cuenta con registro ante la Cofepris por lo que ya empieza a comercializarse.

Con información de «Al aire con Paola» / Foto: Twitter / @ITESO

Noticias relacionadas

Accesibilidad