COVID-19: personal de salud, al borde del colapso

MÉXICO.- Personal médico que atiende a pacientes con COVID-19 en diferentes hospitales se encuentra al borde del colapso, está agotado física y emocionalmente.

Hay quienes preferirían, por el cansancio, quedarse en su casa y no regresar a los hospitales.

Tony es una joven enfermera del Hospital General de Tlatelolco del IMSS.  Asegura que nunca había sentido tanto estrés.

“Muy feo, de repente ves a los pacientes y los ves entre comillas ‘bien’ y ya, ya se murió eso es muy impactante para mí, estamos peor que como empezamos. Me siento triste, aparte agotada, tengo un cansancio que hay veces que digo no me quiero parar de la cama porque de verdad entrar con un equipo. Das todo por tu paciente y le ayudas pero llega el momento en que tu cuerpo ya no te da”, Comentó la enfermera Tony.

Al terminar su turno el personal médico no puede evitar sentir tristeza.

“Hay mucho personal que incluso ya ha fallecido, es un virus que no tiene ninguna cura. Damos todo por los pacientes y a veces los pacientes no lo entienden. Estoy muy triste, la situación es muy difícil, la mortalidad es muy grande , sí, sí estoy triste”, expresó la doctora Sandra.

La mayoría del personal de salud que atiende a pacientes con COVID laboran un promedio de ocho horas, aunque algunos se ven obligados a extender sus turnos de trabajo.

El problema en los hospitales no sólo es por la saturación, sino también por el cansancio de su personal.

“La verdad, ya nos sentimos cansados tanto física como mentalmente por todo lo que está pasando con esta pandemia”, agregó la enfermera Melany.

“Salimos marcadas de la cara, sudadas hemos tenido hasta brotes de acné, nos ponemos guantes una bata, segundos guantes, algunos se ponen hasta overol. Nos ponemos un cubrebocas apretado para que no entre el virus que termina por lastimarnos la cara, de 6 a 8 horas. Ni siquiera podemos salir al baño, tomar agua, descansar”, confirmó Dulce, quien también es enfermera.

Para algunos lo peor es ver a compañeros de trabajo ver fallecer por COVID.

“Lo más duro que he visto es la muerte de un doctor. Un doctor fue mi paciente, por estar luchando contra esta pandemia lamentablemente falleció, compañeros de otros hospitales”, agregó Dulce.

En los tres turnos siguen llegando pacientes con problemas respiratorios.

“La gente sigue necia saliendo de sus casas. Me siento frustrada porque por más que ayudes a la gente que llega con Covid, de nada sirve porque siguen saliendo a las calles. Es frustrante porque tu trabajo no sirve. Con estos pacientes estamos entre seis y siete horas”, expuso Lucero, otra enfermera.

Pero el agotamiento y la preocupación no se limita al personal médico, su familia comparte parte de estos sentimientos, así lo expresó María, que es madre de una enfermera, comentó que su hija trabaja en el hospital, “ella se está jugando la vida a día por la gente irresponsable”.

También los paramédicos se encuentran agotados moralmente por las historias que a diario les ha tocado vivir.

“Sí, es un cansancio mental muy grande más que nada por todo lo que llegas a ver. Antes era súper fácil encontrar un hospital, ahora ya es muchísima suerte. A veces son 9-10 horas con un paciente arriba de la ambulancia. Todo lo que vemos, despedidas, muerte, ya es un desgaste físico para todos”, relató el paramédico Gustavo.

Durante un recorrido por diferentes hospitales de la ciudad, se pudo ver cómo sigue llegando gente enferma.

Con información de Noticieros Televisa

Noticias relacionadas

Primera imagen real y en 3D del SARS-CoV-2

miércoles 20 de enero de 2021

Accesibilidad