Empresario crea armazones con PET reciclado para personas de escasos recursos

Ciudad de México.- Mientras estudiaba la maestría, Roberto Alvarado Yañez, estudiante egresado de la Universidad Tecnológica de México (Unitec), hizo realidad su proyecto, crear armazones creados a partir de PET reciclado, en apoyo a personas de escasos recursos.

 

El joven mexicano, ha ganado reconocimiento internacional por su labor social de llevar sus anteojos hasta comunidades en situación de pobreza a un precio accesible.

Cuenta que cuando estudiaba la carrera de Administración de Empresas, y trabajaba por las tardes en la óptica de su familia, ahí se percató de que lo más costoso de los lentes es el armazón, que cuesta el 80% del total del anteojo.

Desde que el proyecto comenzó a incubarse Roberto ha ganado varios reconocimientos, el primero por parte de Laureate International Universities, asociación de universidades a la que pertenece la UNITEC, y que los galardonó con el Premio Global al Emprendimiento James McGuire 2015.

Luego del éxito de su producto, creó a empresa Grupo Optico ICH, -vocablo maya que significa ”visión”.

Los primeros lentes que Roberto fabricó fueron resultado de un trabajo completamente artesanal. Él mismo recolectó y trituró las botellas de tereftalato de polietileno (PET) y utilizó moldes de madera para formar los armazones. Los 15 lentes al mes que producía no eran de muy buena calidad, pero eran más que suficientes para cubrir las necesidades de la gente.

Afortunadamente con el apoyo de algunas empresas que invirtieron en el proyecto de Roberto y compañía, pudieron adquirir un molde de acero y sustituir la recolección de botellas por la compra de pellet (bolita de PET reciclado). Actualmente, los lentes tienen un costo de $499.00 pesos mexicanos, mucho más baratos que las opciones en el mercado de calidad similar.

Grupo ICH no es sólo una empresa que vende lentes sustentables. Las experiencias de Roberto en Oaxaca se reflejan en la labor social que realiza a través de su startup. Entre el 15 y el 20 por ciento de las ganancias son destinadas a campañas en las que recorren comunidades indígenas, realizan exámenes de vista gratuitos y regalan lentes a las personas más afectadas.

Desde que inició con este trabajo en 2012, Grupo Óptico ICH ha beneficiado a un promedio de 2 mil personas al mes en comunidades de Oaxaca, Veracruz e Iztapalapa. El objetivo a corto plazo es aumentar esa cifra y expandir la zona de influencia. A largo plazo, Alvarado busca cambiar la visión de al menos 10 millones de personas en todo el mundo, al tiempo que reutiliza un material contaminante que tarda siglos en degradarse.

 

Redacción / Nation

 

 

Comparte

Comenta

Noticias relacionadas

Frases inolvidables del segundo debate

lunes 21 de mayo de 2018

Accesibilidad